La Asociación Española de Rehalas bate el récord de asistencia en La Venta del Alto


La Asamblea General de la Asociación Española de Rehalas (AER), celebrada el pasado 17 de junio de 2017 en la Venta del Alto (El Garrobo, Sevilla), se confirmó como un éxito de asistencia doblando el número de asistentes de convocatorias anteriores.

A la idoneidad del lugar elegido, puerta de la Sierra Norte de Sevilla, en plena Ruta de la Plata y punto de encuentro de señaladas monterías, se unió una masiva respuesta de los rehaleros y representantes de las distintas entidades invitadas, que conformaron una asistencia que despertó el máximo interés desde su convocatoria, con unos 200 comensales confirmados para la comida.
A pesar de la ola de calor que asoló este fin de semana toda España, la AER recibió la visita de rehaleros de las más diversas procedencias que dieron un color especial (como dice la canción) a la convocatoria de este año. La AER agradece su esfuerzo que le da ánimo para seguir defendiendo la rehala, al rehalero y a nuestros perros, objetivo esencial de la A.E.R.
Tras los actos protocolarios, la exposición de Pablo Palenzuela, nombrado Podenquero de Honor este año, sobre la situación y ventajas de la declaración de la rehala y la montería española como Bien de Interés Cultural, fue recibida con una gran acogida por los asistentes.
En el transcurso de la asamblea se agradeció repetidamente el compromiso y trabajo desarrollado en este proyecto por las otras dos entidades promotoras, también presentes al máximo nivel en la asamblea: ATECA y la Federación Andaluza de Caza que, con su Presidente José María Mancheño a la cabeza, ha protagonizado una campaña de apoyo social y político en todos los municipios monteros que avala el éxito de esta propuesta, lo que viene a demostrar que trabajando unidos conseguimos resultados por el bien de la caza.
Entre otras decisiones interesantes se acordó la solicitud de admisión en la Fundación Artemisan cuyo director, Luis Fernando Villanueva, y su asesor, Jorge Bernad, también expusieron la aportación y proyectos desde los puntos de vista jurídico y científico del trabajo que viene realizando esta institución, perspectivas tan necesarias para defender el mundo cinegético.
Tras la entrega del los premios anuales a Jóvenes Rehaleros de la AER y JUVENEX, en las personas de Antonio Pascual y Luis Miguel Báez, Mujer Rehalera para nuestra querida Manoli de las Minas, Podenquero de Honor para Pablo Palenzuela, dejamos para el final la entrega del reconocimiento a toda una vida de entrega a los perros para Rafael Montaño, “El Lunes”, en cuyo acto estuvieron tres generaciones de rehaleros de su familia, que avalan la continuidad de la afición en esta familia cazallera.
Como no podía ser menos, en este acto de convivencia no faltaron socios que, tras los postres, se animaron a poner música al evento que, habida cuenta su situación, no podía ser de otra forma que por fandangos de Huelva dedicados al perro de rehala y la montería, y que crearon espontáneamente un ambiente especial, destacando la voz femenina de nuestra socia Silvia Lucas, de Oliva de la Frontera, la voz quebrada de un cantaor a la antigua usanza como “El Montero de Aznalcóllar”, y la aportación de otros socios rehaleros bien entonados como José María, “El Panadero”, de Paterna del Campo, Javier Canterla de Aznalcóllar o José María, de El Castillo de las Guardas, entre otros.
No podemos cerrar estas líneas sin dedicar todo nuestro agradecimiento y felicitación a nuestro delegado por Andalucía, Antonio Pinelo y a su hija Ana, delegada de Mujer Rehalera, que organizaron este evento con toda su ilusión y entrega, rodeándose de un equipo de colaboradores incondicionales que hicieron posible este rotundo éxito.
La AER cierra su asamblea anual en su mejor momento después de veinte años de dedicación, plena e independiente, a nivel nacional, a la defensa de la rehala y del rehalero, con una junta directiva activa y comprometida, y un cuerpo de delegados en plena expansión por todo el territorio nacional para atender las necesidades de los rehaleros. Ahora, después de haber disfrutado de este fin de semana de convivencia, ¡a seguir trabajando!

Deja un comentario