Visor Swarovski Z8i, magia austriaca para la caza

La carrera por el desarrollo de nuevos productos es un continuo hervidero donde nadie quiere quedarse atrás. En ocasiones se trata simplemente de pequeñas modificaciones; en otras, de pasos que marcan distancia.

Después del paso adelante que significó la Z6, su competidor histórico contraatacó con un impulso técnico más. Era, entonces, obligado el esfuerzo para mantener esa tensión técnica, siendo en este caso, además, sorprendente por la capacidad mostrada para crear en unas condiciones físicas tan extremas. Sí, amigo, sí, eso es lo más sorprendente de todo, haber sido capaces de conseguir un zoom real de 8 dentro de un contenedor convencional, dentro de un tubo de 30 milímetros.

Para que usted entienda un poco lo que trato de decirle, quédese solo con la idea de que la herramienta encargada de hacer esa multiplicación es un pequeño cilindro con lentes a los extremos, embuchado dentro del tubo del visor. A modo de tornillo, esas lentes se acercan más o menos entre sí, convirtiendo ese movimiento que modifica la distancia entre ellas en más o menos aumentos.

El problema es estrictamente físico, simplemente, ante la imposibilidad de conseguir meter en un contenedor tan pequeño el cilindro con el grupo de lentes, que a mayor magnificación deberán ser más o tener mayor distancia ente ellas.  Y ahí nace la magia del Tirol, por algo a los alumnos de la escuela de formación profesional que cursan sus estudios dentro de la fábrica de Absam, les piden, como trabajo de fin de curso del primer año, un reloj de pared. De nuevo está servida la polémica; de nuevo, la pregunta de siempre: y, usted, ¿con cuál se quedaría? 

Texto y fotos: Miguel Coya [apuntomuichelcoya@gmail.com]

Cuatro son las combinaciones con las que se ha lanzado al Z8i: 1-8×24, 1,7-13,3×42 P,2-16×50 P, 2,3-18×56 P, que a poco que prestemos atención a su nivel de aumentos, caeremos en la cuenta de su enorme versatilidad.
El 1-8×24 es un visor que ellos indican para batida y montería, aunque realmente estamos ante un fantástico todoterreno capaz de servirnos para cubrir prácticamente cualquier situación de caza, tanto en acoso como en rececho, a excepción de horas críticas de luz y muy larga distancia. Como ventaja añade un enorme campo visual que a 1x llega a los 42,5 metros a los 100, acercándose al encender la retícula en este rango a los puntos rojos. Girado el zoom al máximo, a los 8x, podremos enfrentarnos a los lances que incluso superen los 300 metros. Su longitud es de 30,1 centímetros.
Siguiendo el orden de menor a mayor, el 1,7-13,3×42 P es un potente visor donde sorprende el número al que llegan los aumentos tope, motivado por esa exactitud en la multiplicación por 8, donde, lógicamente, no están los decimales. Su campo de aplicación mejora la horquilla del anterior, con mayor capacidad en tiros muy lejanos, conteniendo su peso por la adopción de ese objetivo de 42, sin duda, una buena opción de montaña. Longitud: 33,6 cm.
El 2-16×50 P es un auténtico todoterreno que nos servirá tanto para caza en batida a muy corta distancia como para el rehecho a la más larga. Cuenta, además, con un objetivo de 50 suficiente para entregarnos toda la luz necesaria en amaneceres y atardeceres. Su longitud es de 35,6 cm.
Finalmente, el grande de la serie, el 2,3-18×56 P, es un potentísimo visor que mejora incluso las prestaciones del anterior, tanto para recechos como para esperas, sumando eso sí, mayor peso y longitud, midiendo 36,4 cm.
Recuerdo que durante la presentación me sorprendió que fuese ésta la combinación de mayor rango, muy cercana a la anterior, sobre la que destaca fundamentalmente por su mayor diámetro. Pregunté entonces a Xavi si estaba previsto el lanzamiento de alguna combinación mayor, a lo que me contestó que no, decididos a que cubriesen ese tramo los recientes visores, también, X5.

 

A simple vista, a excepción de su impecable acabado, no sorprende nada en este nuevo visor. Ése es el gran logro del Z8i, haber conseguido realizar un zoom de 8 sin haber tenido que modificar el tamaño del tubo. Las ventajas que cuelgan de este logro no solo son estéticas, como consecuencia de su línea estilizada que no rompe la línea, mucho más importantes son la oferta en montajes disponibles, casi para cualquier arma, y sobre todo la contención del peso final. Este último dato debe ser leído con la gran importancia que tiene, permitiendo conjuntos equilibrados, livianos y potentes, a la vez. Los cuatro modelos lanzados mantienen el tubo de 30 mm, contando así mismo con la opción de carril SR. El peso de los 1-8×24 es de 535 gramos con carril y 515g sin él. El de los 1,7-13,3×42 P es de 635 g y 620 g. Los 2-16×50 P pesan 690 g y 675 g, siendo el de los 2,3-18×56 P de 740 g y 725 gramos.
Swarovski ha hecho un esfuerzo importante en la mejora ergonómica del Z8i respecto a modelos anteriores. Sobre el ocular se dispone la unidad de iluminación con botones de grandes dimensiones, habiendo conseguido en esta ocasión que sea más plana, más pequeña, más disimulable, más cercana a un visor que carezca de ella.

 

Durante toda la presentación Xavi Esteller hizo especial hincapié en la mejor óptica lograda.
Conseguir mayor nitidez dentro de una gama de productos, ya de por sí sobresaliente, es, de nuevo, todo un logro que mejora, incluso, la capacidad para capturar pieza. La verdad es que el contacto con los Z8i fue breve, pero sí recuerdo lo fácil y, sobre todo, cómodo.

 

Esta vez, sin embargo, Swarovski ha querido añadir un nueva opción, una auténtica novedad que recuerda al paso dado con el STR-80. Se trata de la inclusión de la retícula Flexchange, simplemente, la opción de contar con dos retículas en una. Partiendo de la base de la 4A-I, una simple retícula nº 4 iluminada, el mando superior, con solo pasar el botón, enciende un anillo rojo convirtiéndola en la 4A-IF, una creación de la propia marca para monterías y batidas. Entiendo, conociéndola ya hace mucho tiempo, que se haya optado por esta combinación, pero me extraña que no aprovecharan para dar un asalto en serio a los puntos rojos. Si en vez de encender la nueva retícula hubiesen apagado los postes de la 4, tendríamos un solo nodo iluminado que, a un rango de magnificación de 1x, acercaría muchos visores a puntos rojos. Aun así, esta claro que estamos ante un avance importante que mejorará la eficacia del montero en puestos cortos y lances apurados.
Entre las novedades que aglutina el Z8i está la opción de la nueva torreta balística.

 

Se trata de la denominada BTF, que nos da una altísima capacidad de personalización. Fácilmente desmontable, solo necesitaremos de la punta de un objeto punzante –sirve, por ejemplo, la punta de un bolígrafo– para separarla del visor, pudiendo utilizarse para corregir caídas colocada como torreta superior o para corregir deriva por viento e, incluso, medir distancias, colocada como torreta.

 

Piense que es tan sencillo su cambio que la idea es compensar justo en los instantes anteriores al lance, con esta única torreta, tanto la trayectoria en vertical como en horizontal. Para la adaptación a nuestros requerimientos cuenta con cuatro anillos con número a los que podremos añadir otros dos anillos marcados únicamente con un punto.

 

A ello se suman otros dos anillos ramificados con números y rayas, tanto para altura como para deriva.

 

Finalmente, la marca ofrece la posibilidad de suministrar una torreta personalizada, la denominada PBR, realizada de acuerdo a los datos suministrados por el usuario de su cartucho y carga, conseguidos a través del programa balístico de la marca.

 

A la derecha del visor aparece en los cuatro modelos la torreta compensadora del paralaje. Aunque, en general, todos los visores están compensados para distancias de 100 metros, para distancias mayores o utilizando muchos aumentos, más de 10 o 12, lo ideal es ajustarlo siempre.

 

Por último, entre los complementos posibles del Z8i se encuentra una ‘cola de gato’ para el rápido cambio de aumentos y los protectores oculares con cierre magnético, detalles que hacen más fácil la manipulación del visor con un alto grado de protección y ergonomía.

Deja un comentario