Ballesta, un arma poco conocida


Muchos ven a la ballesta como el paso intermedio del rifle al arco, pero, aunque comparte cosas con los rifles, como el sistema de apuntar o su forma, se asemeja más, en cuanto a su efectividad, con los arcos.

Por Jorge Peraza Cabrera 

Para tener una ballesta necesitamos estar en posesión de la licencia de armas tipo E, que es la que nos permite tener las escopetas de caza o las carabinas del 22lr. Nos darán una guía de pertenencia igual que la de nuestras escopetas. Es mejor consultar con nuestra comunidad autónoma para ver si está permitido su uso, ya que hay algunas que no hacen diferencia con la trampa llamada ballesta, que ésta sí está prohibida.
Las nuevas ballestas, sobre todo las de poleas, tienen un diseño mucho más compacto que las antiguas, además de tener algunas mejoras. Aunque son más compactas, tienen cada vez más power stroker, que, digamos, es el tiempo que se pega la cuerda empujando a la flecha, por eso ya no se necesitan potencias excesivas. Ahora con 150 libras de una ballesta buena de poleas se consiguen velocidades cercanas a los 400 pies por segundo.
Tambien están las ballestas con palas recurvadas, algo más voluminosas, pero igual de efectivas. Éstas utilizan mayor potencia porque no tienen el sistema de poleas.
Ya poseen muchos antivibradores, frenos de cuerdas, etc., que las hacen aún más silenciosas. Son cada vez más seguras (llevan un sistema de seguridad que impiden el disparo en vacío) y sus disparadores cada vez son mejores, con lo que su precisión y efectividad están aseguradas.
Lo comentado no quiere decir que podamos cazar más lejos, pues la efectividad del arco y de la ballesta está cuando se caza a corta distancia. Por supuesto que se puede acertar a 50 metros, pero, dada la reacción de los animales, intentaremos cazar lo más cerca posible, siendo los 30 a 40 metros la distancia ideal de uso. Otra ventaja de la ballesta es que se puede disparar en posiciones como las usadas para el rifle.
Las flechas de las ballestas modernas son cada vez más largas, lo que mejora la estabilidad y la penetración. El tipo de punta de caza más usado es la mecánica para evitar los posibles planeos, aunque también se le puede poner cualquier punta fija.
Un factor muy importante de la ballesta es que se le puede montar todo tipo de accesorios, desde visores específicos para esta arma, que tienen varias rayas para calcular la caída de la flecha a las diferentes distancias, hasta visores holográficos, visores típicos de rifle, visores nocturnos, láser, etcétera. Todo depende del tipo de caza que hagamos y el uso que pretendamos hacerle.

La diferencia de tamaño entre la ballesta y el arco es cada vez menor.
Otra ventaja de la ballesta es que puedes ir con ella montada o preparada. Nosotros, los arqueros, sabemos que el momento de tensar el arco es lo más difícil de hacer cuando estás delante de un animal a tan poca distancia…
Tras una puesta a punto de la mira a diferentes distancias o a una fija conocida (por ejemplo, a la que solemos poner nuestros comederos), ya sólo queda entrenar y empezar a disfrutar con nuestra arma. Como se dice, es un buen paso para ir acercándose al arco, fácil de manejar, pero con la dificultad de tener que cazar muy cerca.
Para los más puristas del arco se dice que es un arma que le quita algo de la esencia de la dificultad por poder llevarla cargada, no necesitar mucho entrenamiento y su apariencia de rifle. Lo que está claro es su probada efectividad. CyS

Deja un comentario