Caza con arco. El afinando del alza

Toca ya, tras lograr que nuestras flechas vuelen correctamente, afinar el alza de caza, cuyos puntos de mira, normalmente tres para caza mayor, nos harán acertar en el punto de impacto deseado, o muy, muy, cerca de él, cuando, tras conocer la distancia que nos separa de la pieza, podamos usar el que más nos convenga.

Como primer condicionante, deberemos conocer cuánta distancia puede recorrer nuestra flecha rectamente, es decir, sin que su vuelo sea parabólico y, para saberlo, os colocaréis en una explanada de terreno horizontal, a 5 metros de un amplio parapeto, capaz de detenerlas, cuyo centro esté, más o menos, a la altura de la mano que sujete el arco listo para el tiro y, asistidos por alguien, tensaréis el arco de forma que vuestro ástil quede horizontalmente paralelo al suelo y, cuando se os diga que ya lo está, soltareis la cuerda y la flecha se clavará justo enfrente.

Deja un comentario