En portada. Mutaciones de color en los antílopes

En los últimos años la industria de los safaris se ha convertido en un negocio que mueve muchos millones de euros en el continente africano. Los exclusivos safaris de antaño, que estaban solamente al alcance de unos pocos privilegiados, pasaron a ser sustituidos por safaris al alcance de muchos más cazadores, los viajes se han hecho más asequibles y hoy son docenas de miles de cazadores los que visitan África cada temporada.

La caza en abierto, llanuras infinitas en Tanzania o Zambia, sigue siendo un safari maravilloso, tradicional y que, por desgracia, sigue siendo muy caro, y aún hoy son pocos los que se lo pueden permitir. Lo que la mayoría de los cazadores experimentan en sus safaris hoy en día es la caza que ofrecen en los países más desarrollados del sur de África (Namibia y Sudáfrica), que se desarrolla en fincas de caza, normalmente en manos privadas.

Deja un comentario