Madrid permite la caza “excepcional” de liebres contra la leishmaniosis

Medio Ambiente declara “comarca de emergencia” Fuenlabrada y alrededores

Fuente: Elena G. Sevillano / F. Javier Barroso Madrid 12 ABR 2012 – 22:57 CET

El Gobierno regional ha puesto en marcha una medida extraordinaria para acabar con el brote de leishmaniasis que afecta a Fuenlabrada y sus alrededores. La Consejería de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio ha declarado zona de emergencia cinegética a cinco grandes municipios de la zona sur de la región para acabar con liebres y conejos, dos de los animales que se consideran reservorios (portadores del parásito) de la enfermedad. La leishmaniasis la transmite la picadura de un insecto llamado flebotomo, que previamente ha picado a un animal infectado por el parásito del género Leishmania. Hoy entra en vigor la resolución, que en la práctica permite cazar estos animales cuando la veda está cerrada, como ahora.

La medida, publicada ayer en el Boletín Oficial de la Comunidad de la Madrid, fue adoptada dos días después (el 29 de marzo pasado) de que este periódico informara de la existencia del brote, que empezó a afectar a los habitantes de la zona de Fuenlabrada y alrededores en julio de 2009. Hasta la fecha el número de casos asciende a 240. Como mínimo, puesto que este dato lo ofrecieron los técnicos de la Consejería de Sanidad el 27 de marzo durante un simposio científico dedicado a la leishmaniasis. En estos casi tres años, las autoridades de salud pública de la región no han informado a la población de la zona de la existencia del brote. La Consejería editó un folleto informativo del que únicamente se repartieron 14.000 ejemplares, sobre todo a dueños de perros, los principales reservorios del parásito. La publicación no incluye recomendaciones para que los humanos eviten las picaduras.
La resolución publicada oficialmente ayer declara “comarca de emergencia cinegética temporal” los términos municipales de Alcorcón, Fuenlabrada, Getafe, Leganés y Móstoles. Según los datos que ofrecieron los técnicos de Sanidad en el simposio, de los 240 casos relacionados con el brote, 201 corresponden a Fuenlabrada, 26 a Leganés y 13 a Getafe. La declaración implica que se adoptarán “medidas extraordinarias” con las que se pretende “la disminución de la densidad de población de determinadas especies cinegéticas”. Una portavoz de la Consejería de Medio Ambiente confirmó que se trata de liebres y conejos. El texto de la resolución afirma que “la alta densidad de población” de estos animales puede “favorecer el desarrollo de determinadas zoonosis”.
La portavoz de Medio Ambiente explicó ayer que esta medida forma parte de un plan desarrollado por la Consejería de Sanidad para acabar con el brote, y que incluye otras actuaciones como la limpieza de escombreras y vertederos en la zona y fumigaciones en áreas donde se desarrolla el insecto que transmite la leishmaniasis. La captura de liebres empezó hace unos meses, tal y como relataron especialistas de salud pública en el simposio. De las 138 liebres analizadas hasta entonces, en 40 se encontró Leishmania. Según cálculos de la Federación Madrileña de Caza, las capturas podrían llegar ya a las 150-155. Su presidente, Nicanor Ascanio, cifró ayer en cerca de 500 los ejemplares que habitan en la zona afectada, que además del parque urbano forestal Bosquesur (gestionado por la Comunidad de Madrid) incluye ocho o nueve cotos de caza de pequeño tamaño.
más información
Medio Ambiente señaló ayer que se la resolución que ha aprobado es una medida recogida en la Ley de Caza de 1970 que se toma cuando hay sobrepoblación de una especie determinada que puede resultar nociva para el ser humano o para el ecosistema. La Comunidad de Madrid va a autorizar la caza mediante galgos y redes, añadió. “Solo se dará permiso para utilizar escopetas en los cotos privados de caza”, reconoce la portavoz regional. La declaración de “comarca de emergencia cinegética” no tiene fecha de finalización y los métodos que se empleen deberán contar con el visto bueno de la Consejería, que es la que da los permisos para la caza, según esta portavoz, que no facilitó la cifra de la población estimada de liebres y conejos en la zona de Fuenlabrada y alrededores. Ascanio señaló ayer que, en los casos en los que las redes no funcionan, su federación recomendará la cetrería.
Medio Ambiente trató ayer de restar importancia a una medida que, según dijo, se toma con frecuencia en otras comunidades limítrofes como Castilla y León y Castilla-La Mancha: “Hay que rebajar la tensión de esta sobrepoblación y por ello se autoriza la caza fuera de las fechas de apertura de la veda. El nombre parece alarmante, pero es una medida habitual”.
Las próximas semanas serán clave para saber si el brote ha remitido después de tres años y 240 afectados o si sigue activo. La leishmaniasis se presenta de dos formas: cutánea, más leve, y visceral, que sin tratamiento puede ser mortal. El periodo de incubación de esta última es muy largo, de entre dos y seis meses. El periodo de actividad de los flebotomos coincide con el de calor: entre mayo y octubre. Se prevé que a finales de abril empiecen a nacer los insectos. Lo hacen sanos, sin parásito, por lo que tienen que picar a un animal infectado y después a una persona para transmitirle la Leishmania. “Aún no sabemos qué pasará este año, y no lo sabremos hasta el otoño que viene”, explica un especialista que pide no ser citado.


Deja un comentario