Pruebas de trabajo organizadas por el Teckel Club de España

 

Por tercer año consecutivo, los pasados días 10 y 11 de noviembre, el Teckel Club de España celebró sus pruebas de trabajo. Concretamente, el día 10 en la finca “La Tora en San Vicente de Alcántara (Cáceres), se realizaron las pruebas de rastro de sangre  de 20/h, prueba de actitudes naturales y cobro en agua. El día 11 se llevó a cabo, en Talavera la Real (Badajoz), en la finca de la Sociedad de Cazadores “La Perdiz”, la prueba de latido al rastro fresco de liebre (Sp).

 

Comenzamos la mañana del sábado 10 con un magnífico desayuno, migas con huevos fritos, chorizo y torreznos. Llenos de energía, como es de suponer, marchamos a juzgar los rastros que habían marcado el día anterior Julio Rodríguez Estaje (juez principal de la prueba) y Ángel Prieto. En total contábamos con siete perros, uno de ellos no pudo acudir a la cita. Los jueces invitados fueron Julio Rodríguez Estaje y Benjamín Merino, ambos jueces internacionales de trabajo de la RSCE.

Una ligera lluvia nos acompañó en algunos rastros, un viento considerable y la cantidad de rastros frescos, dificultaron en gran medida el trabajo de los teckels.

Consiguieron superar la prueba:

Damila de los Madroños, propiedad de Carlos Cayuela, teckel ya veterana en estas lides, puesto que cuenta en su palmarés con el título de Ch/ del TCE de rastro 20/h. Realizó un trabajo magnífico, pero el viento le jugó una mala pasada, consiguiendo la puntuación de 92 puntos, premio de primera categoría.

Golarda des Cevennes Lozerrienes, propiedad de Javier Bielsa, teckel con un año de edad, realizó un trabajo muy minucioso. Su rastro, en cuanto a terreno, fue el más duro de todos, pero a pesar de ello y a su pequeño tamaño, estuvo a la altura consiguiendo 79 puntos, premio de segunda categoría.

Iltis vom Rominten, propiedad de Carlos Rivera, es un teckel que aseguró mucho el rastro, pero que se despistó en los giros por el viento, a diez metros de la muerte se distrajo con los rastros calientes haciéndonos pasar un mal rato. Perro y conductor se empiezan a poner nerviosos y no eran capaces de continuar. Una vez Carlos tranquilizó a su perro, retomaron el rastro y llegaron a la muerte que tenían tan cercana. Obtuvieron 58 puntos, premio de tercera categoría.

Por la tarde, después de una estupenda comida, ya que Antonio y el personal de la Tora nos cuidan excepcionalmente, ¡gracias, Antonio!, se realizó la prueba de firmeza al tiro y la prueba de actitudes naturales, superándola los siete teckel que estaban inscritos.

La prueba de cobro en agua es quizás la más espectacular. Es increíble ver a estos “bajitos” cobrar su pato y devolverlo a su conductor. Francamente, no hacía tarde para baños y el agua estaba helada, pero nada es obstáculo para los teckels, que cobran con verdadera maestría. De los siete perros inscritos, seis superaron la prueba y estoy segura que el que no lo hizo fue por inteligencia, ya que, como  he dicho, no era tarde para baños.

El domingo 11, nos desplazamos al coto de la Sociedad de Cazadores “La Perdiz”, en el termino de Talavera la Real, a una zona llamada” la Sierrita”, para realizar la prueba de latido al rastro fresco de liebre. El juez principal fue Ángel Prieto. El fin de esta importantísima prueba es comprobar que el teckel late, condición indispensable para la raza, con un matiz, el perro debe latir al rastro de la liebre, pero sin verla. Por eso los participantes deben llevar a su teckel en brazos mirando hacia atrás, cuando sale una liebre el juez conduce al equipo de perro y conductor a unos metros de la cama de la liebre, poniendo al perro en el rastro y empezando a latir, se suelta traílla y el teckel debe seguir el rastro dejado por la liebre sin perderlo y latiendo.

Golarda des Cevennes Loreziennes logró 100 puntos, premio de primera categoría. Propiedad de Javier Bielsa.

Crash de la Alcayna, propiedad de José Jesús Ibáñez, logró también 100 puntos, premio de primera categoría.

Gero von Lehrschen Forsta pesar de su juventud (7 meses), logró 97 puntos, premio de primera categoría,

Appel de la Eyuca, propiedad de Carlos Cayuela consiguió  97 puntos, premio de primera categoría.

Hotto von Camman, propiedad de Rubén González, tuvo una puntuación de 91 puntos, premio de segunda categoría.

Iltis vom Rominten, propiedad de Carlos Rivera consiguió 57 puntos, premio de tercera categoría.

Lograr el éxito en esta prueba no resultó nada fácil, pues el viento reinante no fue de gran ayuda para los perros.

Debida a la gran cantidad de liebres, el juez concedió tres liebres a cada perro para demostrar su valía.

El Teckel Club de España quiere agradecer a la Finca Agropecuaria la Tora, a Juan Diego Laguna, presidente de la Sociedad de Cazadores “La Perdiz” y al organizador y delegado del Club, Carlos Cayuela, su ayuda desinteresada para la realización de estas pruebas, y como no podía ser menos, a todos los participantes y sus teckels. Gracias a todos, de verdad.

La próxima cita tendrá lugar en Castroverde (Lugo) en el mes de marzo, donde se pondrá en competición la tercera Copa de España de Rastro de Sangre 20/H y 40/H.

Nuria Jareño Chaumel

 

Deja un comentario