Caña al mono… ¡Qué es de goma!

 

Llevo ya casi dos meses calladita, pero la verdad es, que no me he inspirado hasta hace un rato. Escribir por escribir tampoco es mi estilo, y para hablaros por enésima vez de la montería española, de los personajes que campan a sus anchas por nuestras sierras o de los descerebrados que últimamente parecen proliferar… para eso mejor optar por el silencio de radio el cual me veo en la más estricta obligación de interrumpir.

 

Ya hemos tratado en varias ocasiones el tema de los tontos y la caza, pero ¡ojo! Que ahora parece que no sólo están presentes en monterías, ojeos y batidas. No, no, que vienen pisando fuerte y se nos han metido en oficinas y despachos. Esta mañana cuando estaba tomando café y leyendo las novedades de WONKE, casi me atraganto; “El Juzgado Central de la Audiencia Nacional deniega la suspensión de la elecciones celebradas en la RFEC.” ¡Ahí queda eso!

La verdad, y ya pensándolo en frío… no sé de qué me sorprendo. Ya se denegó en su día la medida cautelar solicitada por la Federación Catalana de Caza en la que se pedía la suspensión del proceso electoral. También hizo valer su protesta con idéntico objeto la Federación Andaluza y una vez agotada la vía administrativa y con la resolución en vía judicial sobre la mesa, se da carpetazo a las protestas de ambas federaciones. ¡Qué casualidad que haya varias denuncias en torno a la misma cuestión oye! ¿No será que cuando el río suena agua lleva?, ¿Será que cree el ladrón que todos son de su condición?…no sé, no sé.

Claro, como el Consejo Superior ha dicho que todo se ha hecho divinamente, que de irregularidades naranjitas de la china y que es todo perfecto….pues ya con eso, nos callamos todos. ¡Punto en boca o habrá bronca! Lo que me parece ya el súmmum, es entre otros, uno de los fundamentos del auto judicial en cuestión que reza así :

“la concurrencia de apariencia de buen derecho no queda suficientemente configurada, pues la resolución recurrida no admite el recurso por extemporáneo, sin que en el escrito de solicitud se haga referencia alguna a este motivo de inadmisión que, precisamente, obsta al examen del fondo del asunto…”.

Vamos, que aquí ni fumus boni iuris ni gaitas en pepitoria ¡mira que nos metieron en la facultad de Derecho los plazos a fuego…! ¡qué fallo tan fatal!

Total, que esto promete ¡Y MUCHO! Ya empiezo a visualizar artículos, notas de prensa, comunicaciones oficiales que no oficiosas al más puro estilo “programa del cuore”: -¡Como se te ocurra hablar de mí te demando!-. (Siempre salvando las diferencias entre los señores federados y la señora Esteban por supuesto). Menos mal, que con esto de las tasas judiciales y como andamos todos achuchados con la crisis, igual alguno se lo piensa dos veces antes de colapsar juzgados con sandeces. Espero despertarme mañana y leer algo que me emocione más, me aporte más y me haga creer más en los organismos que se dedican a esta cosa tan rara de “la caza” (realmente jamás he entendido exactamente cuál es su función ni que carajos pintan).

Deja un comentario