En defensa de la rehala y la montería española

356 - Manifa rehala (8)

Éste es el lema bajo el cual se han manifestado en Toledo, Sevilla y Mérida, de momento, los rehaleros, con el objeto de protestar contra la política del Ministerio de Empleo en relación con la actuación indiscriminada de la Inspección de Trabajo contra este colectivo, al que quiere obligar, sin base legal, a darse de alta en el Régimen General de la Seguridad Social, obviando que la caza con rehala es una afición, no un negocio.

Y todo esto a pesar de que el decreto que regula la relación laboral especial de los deportistas (hoy en día la caza está considerada como una actividad deportiva, adscrita al Consejo Superior de Deportes), deja fuera de la definición de «deportistas profesionales sujetos a darse de alta en la Seguridad Social», a los rehaleros.

Pero, sin base legal ni criterio de interpretación definido, como hemos apuntado, Trabajo ya empezó a realizar las primeras inspecciones en la temporada montera 2012/2013, actuaciones que se multiplicaron en 2013/2014, obligando a suspender numerosas monterías e imponiendo diversas sanciones.

Las conversaciones, recursos, alegaciones y reuniones realizados por diversas asociaciones de recovas y por la Mesa de la Rehala (la última, el 23 de junio con el director general de la Inspección de Trabajo y la Seguridad Social del Ministerio de Trabajo y Seguridad Social, José Ignacio Sacristán Enciso) no han logrado acalarar ni solucionar el problema y, por eso, los rehaleros han decidido manifestarse en defensa de la rehala y la montería española.

Incluso se plantean, si siguen adelante las intenciones de la Administración, con no sacar licencias de rehala ni cazar la próxima temporada.

Mientras ese momento llega, ya hay previstas más manifestaciones, una en la comunidad de Castilla y León –la ciudad de Soria es la más firme candidata– y otra en Madrid, por ahora…

356 - Manifa rehala (collage)

Sevilla, 28 de junio

Los rehaleros afirmaron que la manifestación fue «un éxito rotundo», reuniendo a unos dos mil simpatizantes. Fue organizada por la Asociación Española de Rehalas y contó con el apoyo de la Asociación de Criadores del Podenco Paternino, Asociación de Rehalas de Córdoba, Asociación de Rehaleros del Suroeste (ARESUR), Asociación Empresarial de Titulares y Propietarios de Cotos de Caza (ATECA), Federación Andaluza de Caza (FAC) y contó, además, con el apoyo expreso de la Mesa de la Rehala.

En su nota de prensa los organizadores afirmaban: «Las rehalas de Andalucía han dado el ‘golpe en la mesa’ el 28 de junio, con tiempo suficiente para que todos estemos preparados. El Ministerio de Empleo no va a poder seguir induciendo altas con su política de hechos consumados, empujando a los rehaleros a darse de alta basándose en inspecciones en monterías, porque, sencillamente, en estas condiciones, en Andalucía no habrá monterías el año que viene y, probablemente, ocurra lo mismo en toda España. Por el contrario, lo que se está provocando, y de ello es directamente responsable el Ministerio de Empleo y Seguridad Social, es que esas empresas que rodean a esta actividad deportiva vean paralizada su actividad (no habrá catering, no habrá carne, nadie irá a los hoteles, etcétera) y tengan que prescindir de sus trabajadores la próxima temporada».

Toledo, 28 de junio

El mismo día y a la misma hora que su homóloga en Sevilla, medio millar de personas se manifestaban en Toledo para denunciar la inseguridad del rehalero en el mundo de la montería.

La marcha, convocada por ATICA Castilla-La Mancha, con el apoyo de APROCA, ARRECAL, Asociación Española de Rehalas, ATICA Castilla y Léon, ATICA Guadalajara, Federación de Caza de Castilla-La Mancha, y por supuesto, de la Mesa de la Rehala, recorrió las calles de la Ciudad Imperial exigiendo «cordura y sentido de la responsabilidad» al Ministerio de Empleo para solucionar la situación que actualmente se vive en las monterías, que sufren continuas inspecciones de empleo. Para ello, solicitaron a la cartera de Empleo que mantenga al margen del sistema de la Seguridad Social la actividad de la caza con rehala.

Así se mencionó en el comunicado final, de similar contenido al leído en Sevilla, en el que los perreros declararon que ante esta «situación de inseguridad» son muchos los que ven imposible continuar con esta afición, pues rehaleros y organizadores son «los miembros más vulnerables a cualquier incidencia en una montería, quedando exento el montero de cualquier responsabilidad» y viven una situación de máximo riesgo «que se materializa en el momento de salir de la perrera con la rehala o en poner fecha a una montería con todo el esfuerzo económico y dedicación que conlleva», recalcando que tienen derecho «a saber qué normas nos afectan y cuáles son nuestras obligaciones con claridad».

Además, resaltaron que si persiste «la sinrazón del Ministerio, nos obligará a dejar nuestros perros en casa», pues «no vivimos de los perros y no podemos comprometer las estabilidad de nuestras familiar por una diversión», afirmando que empezar la próxima temporada a cazar más tarde o, en caso extremo, no cazar, «nos permita manterner la rehala y la montería española que hemos conocido, que nos legaron nuestros mayores y que queremos dejar a nuestros hijos».

356 - Manifa rehala (collage 2)

Mérida, 12 de julio

La última manifestación, por el momento, fue la organizada por la Federación Extremeña de Recovas el 12 de julio en Mérida, con la colaboración de APROCA, ARRECAL, Asociación de Criadores del Podenco Paternino, Asociación Española de Rehalas, Asoc. Peña Montera La Traviesa, Asociación de Recovas Extremeñas, Asociación de Rehalas de Cáceres, Asociación de Rehalas de las Villuercas, Asociación de Rehaleros del Suroeste, ATICA Castilla-La Mancha, Federación Extremeña de Caza, Peña Cinegética Monteros de Siempre y Peña de Monteros de la Serena. Con la participación de unas cuatrocientas personas, y como en las anteriores, se defendía la caza con rehala como una actividad deportiva, sujeta al pago de una licencia deportiva y de la que sus titulares no obtienen beneficios.

Además, se protesta porque, en una política de hechos consumados, el Ministerio de Empleo está creando una situación de inseguridad que lleva a muchas rehalas a su desaparición. «Este acoso impide que los rehaleros puedan salir a cazar con seguridad la próxima temporada y va a provocar la suspensión de monterías, ganchos y batidas en toda España la temporada que viene, causando más perjuicios que beneficios».

Así mismo, sostienen que esta situación no afecta sólo a los rehaleros, sino también a monteros, sociedades de cazadores, organizadores, propietarios, gestores o asociaciones que están relacionadas con el sector «que están siendo perjudicados injustamente», porque los rehaleros ven necesario presionar para solucionar este conflicto que puede terminar con nuestra montería.

José María Gallardo, presidente de la Federación Extremeña de Caza, en declaraciones a Hoy.es, afirmaba que las intenciones del Ministerio de Empleo y Seguridad Social son «totalmente desproporcionadas». Gallardo cree que este problema surge ahora porque las rehalas «son el último resquicio legal en donde les quedaba por meterse», por lo que, a su juicio, el único objetivo de la Administración es «recaudar dinero sin conocimiento alguno» y advierte de las consecuencias negativas que traería consigo no montear este año: muchos cotos no podrían llevar a cabo una jornada de caza, lo que imposibilitaría la venta de las manchas y esto supondría la paralización económica del sector de las monterías.

Por su parte, a Juventud Venatoria Extremeña, JUVENEX, la situación actual le preocupa «muchísimo», ya que todo el esfuerzo que se está haciendo por mantener el relevo generacional para conseguir un futuro para la caza, podría verse abocado a ser un trabajo baldío si ahora peligra el ejercicio de la montería, y quiere «mostrar su apoyo en la defensa de una tradición única nacida en nuestro país, recordando que si ya es complicado conseguir que no se pierda el relevo generacional, más complicado será aún si ya no hay nada que ofrecer».

A fecha de cierre de esta publicación, la Administración sigue sin pronunciarse y, sin acuerdo, lo que está claro es que los rehaleros están dispuestos a no cazar la próxima temporada montera 2014/2015.

 

Por A. Mata.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.