Mallorca da el Certificado de Calidad de Caza Mayor a otros tres cotos

 

La consejera Catalina Soler con los propietarios de los cotos, miembros del departamento de Medio Ambiente, representantes de entidades cinegéticas y técnicos de la dirección insular de Caza.

La consejera de Medio Ambiente, Catalina Soler, ha entregado el Certificado de Calidad de Caza Mayor a los cotos de Se Rafals (Mancor), Pastoritx (Valldemossa) y Son Fortuny (Andratx).

Este distintivo, regulado por la legislación autonómica en materia cinegética (Decreto 91/2006), se otorga a aquellas fincas que mejoran la situación ambiental y cinegética con una gestión adecuada.

Los tres cotos han conseguido la certificación en segunda categoría, en virtud del gran proceso de mejora que han demostrado. Una gestión que les ha permitido llegar a un porcentaje de cabras puras, el llamado boc balear, de entre el 70% y el 90%, y que los autoriza para cazar este trofeo.

El boc balear es una variedad caprina ancestral y exclusiva de Mallorca, muy apreciada internacionalmente en el mundo cinegético. En 2004 fue homologado como trofeo de Oro de Caza Mayor y en 2008 entró a formar parte del circuito de gran slam cinegético, lo que supuso un nuevo impulso para el sector y un atractivo turístico más para la isla.

Mallorca dispondrá así de un total de nueve cotos con certificación de calidad: Se Teix, Formentor, La Victoria, Ternelles, Alqueria, la finca pública de Son Fortuny (Estellencs), y ahora Se Rafals, Pastoritx y Son Fortuny (Valldemossa).

Si bien los cotos de Formentor, Se Teix, y La Victoria disponen del certificado de calidad de primera categoría, ya que acreditaron una gestión completa de la población de cabra salvaje mallorquina, con un porcentaje de individuos puros, reconocidos fenotípicamente, mayor al 90%, y una densidad y una estructura poblacional correctos.

Por su parte, los cotos de Ternelles, Alqueria, Cala Murtasy la finca pública de Son Fortuny tienen la certificación de calidad de segunda categoría, al igual que los citados anteriormente –Se Rafals, Pastoritx y Son Fortuny-.

Unos de los objetivos del Departamento de Medio Ambiente es controlar la densidad total de cabras salvajes, ya que la superpoblación de ejemplares supone un perjuicio ambiental y cinegético grave, y, al mismo tiempo, recuperar ejemplares autóctonos hasta que formen una población estable en las fincas.

En este sentido, la consejera Catalina Soler ha agradecido la labor de la Dirección Insular de Caza, que trabaja intensamente en los controles de población para alcanzar densidades sostenibles, así como el trabajo de los propietarios de los cotos en favor del equilibrio del ecosistema de Mallorca. Del mismo modo, destacó que esta distinción abre una nueva oportunidad para la explotación de las fincas y para la promoción en el exterior.

Al acto han asistido los propietarios de los tres cotos: de Pastoritx, Mariano España; de Se Rafals, Pep y Biel Moranta, y de Son Fortuny, José María Alorda. Igualmente, también han estado presentes el director insular de Caza, Joan Escalas; la directora insular de Medio Ambiente, Margalilda Pocoví; el jefe de Programas del Departamento, Pedro Bestard; el presidente de la Federación Balear de Caza, Jaume Ripoll, y su homólogo de la Asociación de Cotos de Caza Mayor, Franciso Marroig.

 

Deja un comentario