Los Jóvenes Rehaleros de la AER visitaron la rehala de Valdueza

El pasado día 2 de abril se realizó la primera actividad de la Sección Jóvenes Rehaleros, dirigida por Quirico Matamoros, dentro de la Asociación Española de Rehalas.
4jovenes monteros AER visita marqués valduezaGracias a la inestimable colaboración de Alonso Álvarez de Toledo, marqués de Valdueza, y de Santiago Cano, persona al frente de esta emblemática rehala, se dio a conocer a los más jóvenes los secretos de esta apasionada modalidad de caza, abriendo las puertas de su casa para enseñarnos esta fabulosa recova.
La reunión tuvo lugar en el Restaurante Cuatro Caminos, de Piedrabuena, y desde allí el grupo de asistentes se desplazó a las instalaciones de Valdueza, donde Santiago nos recibió con gran amabilidad.5jovenes monteros AER visita marqués valdueza

Tras las presentaciones y unas pequeñas pinceladas a los más jóvenes del lugar sobre la cátedra de perros que íbamos a visitar, con más de setenta años de selección desde sus albores, accedimos a las instalaciones.
La cara de los más jóvenes era perpleja al ver tal recinto. Comenzó Santiago dando unas lecciones sobre indumentaria y los diferentes elementos que se utilizan en el campo a la hora de dirigir una rehala, desde un coleto hasta zahones, polainas, cuchillo, sin dejar atrás una caracola, con la q que los pequeños practicaron cómo se toca tal instrumento. Tras el paso por la recepción y las consiguientes preguntas de algunos visitantes, accedimos al patio impoluto, donde esos perros ejemplares de la casta Valdueza pasan gran parte de tiempo.

sdr

Ni que decir tiene que la colección de perros que entró en aquel patio cuando se abrieron las puertas dejó sin habla a más de uno, que pudieron contemplar a muchos perros de la misma línea. Tras unos minutos de silencio por parte de los asistentes, se procedió al paseo por las instalaciones entre esos bellos ejemplares. Los jóvenes campaban entre estos animales con cara de estupor y se los veía bastante entusiasmados. Las historias de Santiago sobre muchos de ellos, desde su crianza hasta sus primeras salidas al campo, con algún que otro episodio de extravío por un tiempo de algún can o el diferente destino de muchos de ellos una vez pasada su edad de máximo rendimiento, amenizaron la visita.

Destacó también la actividad que realizó Santiago preparando a uno de los perros igual que si lo tuviésemos que sacar al campo un día de montería. Aguilucho, que así se llama nuestro perro para hacer la práctica, se portó indudablemente bien y tuvo la suficiente paciencia para no moverse durante los diferentes actos que realizamos con él, como colocar el collar y, utilizando unas tijeras, ir modelando las letras de la insignia de la casa, ‘MV’.

dav

La más esperada de las actividades era la visita y manoseo de esos pequeños cachorros con los que los jóvenes jugaron con gran ilusión y que a todos se le pasó por la cabeza el poder haberse llevado uno para casa. No faltó tampoco el darle un poco de aporte alimenticio por parte de los más jóvenes, comprobando, de esta manera, el carácter sociable de estos espléndidos animales.
Transcurridos el tiempo establecido, pasamos al almuerzo en el lugar concretado, donde los jóvenes disfrutaron de un sabroso almuerzo con menú infantil.
La sobremesa estuvo llena de sorpresas y premios a los asistentes, donde se les hizo entrega de unos llaveros de asta de cuerno personalizados para cada asistente. La guinda la puso la casa de Valdueza cuando sorteó entre los asistentes una fabulosa caracola con los colores de la casa, que causó muchísima satisfacción al afortunado ganador.

También se agradeció a Santiago la atención prestada y a la casa de Valdueza por ser pionera en esta actividad, en conjunto con la Asociación Española de Rehalas y su sección juvenil.

Deja un comentario