Fallece Dick Potts, el investigador ‘perdicero’ más influyente

El doctor G. R. Potts (1939-2017), más conocido como Dick Potts, falleció el pasado 30 de marzo a los 78 de edad. Dick, que trabajó para la Game & Wildlife Conservation Trust, dedicó su carrera investigadora al estudio y conservación de aves, principalmente la perdiz pardilla, pero también otras como el grouse o lagópodo escocés, la becada, la perdiz roja y aves paseriformes, sin olvidar otras especies de entornos agrícolas como la liebre europea y los insectos, fundamentales para los perdigones.

Dick enunció su Teoría de las tres patas del taburete para la conservación de la pardilla, especie cinegética icono en Reino Unido: cobertura para el nido, control de predadores y provisión de insectos para los perdigones. Si una de las tres ‘patas’ falla, la población de perdices se colapsa. Para la historia quedan sus estudios sobre el efecto indirecto de los pesticidas en las pardillas, problema que sigue asolando nuestros campos por la carencia de insectos.
La investigación liderada por Dick tuvo por objeto compatibilizar la agricultura con la conservación de la fauna y buena parte de las medidas agroambientales de la PAC británica proceden de investigación realizada primero para beneficiar a especies como la pardilla. Dick fue el adalid de la conservación de la perdiz pardilla y otras especies agrícolas, publicando numerosa literatura científica condensada en dos libros históricos sobre perdices, uno publicado en 1986 y otro en el 2012.
Durante los años ochenta y noventa asumió varios cargos de importancia, siendo director de Investigación y finalmente director general de la Game durante nueve años, jubilándose en el 2002. Bajo su dirección, la Game pasó de emplear un puñado de investigadores a un total de sesenta. Durante casi cincuenta años lideró el proyecto de Sussex a través del que se ha estudiado a fondo el ecosistema agrícola en su conjunto.
Su muerte el pasado 30 de marzo deja huérfanos a varias generaciones de investigadores que hemos sido inspirados por su trabajo y entusiasmo. No olvidaremos su entrega por demostrar científicamente que es posible que el campo sea compatible con el mantenimiento de especies como la perdiz pardilla. Y tampoco su pasión durante las jornadas de campo, especialmente cuando contábamos perdices.

Por Carlos Sánchez García-Abad
Foto © GWCT

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.