La montería española, en el punto de mira de China

Que cada vez vengan más ciudadanos extranjeros a disfrutar de la caza en nuestro país no es extraño. Es más, son numerosas las fincas de nuestra geografía adquiridas por ciudadanos de otros países, sobre todo alemanes y franceses e, incluso provenientes de países árabes.

Pero lo novedoso es que nuestra denostada montería ha llamado también la atención de ciudadanos del Extremo Oriente. La pasada semana nos visitó una delegación comercial de aquellas lejanas tierras para, en calidad de observadores, valorar las posibilidades comerciales de esta sin par modalidad de caza.

De la mano de Sergio Sanz y José Morillo (Cinegética Los Barrancos), y en colaboración con una agencia cinegética internacional, se organizó una montería mixta en nuestra sierra. El día no acompañó. La niebla no permitió cazar hasta pasadas las una y media del mediodía, con lo que la mano se alargó inusualmente en el tiempo.

La jornada, ante una buena chimenea, comenzó con unas (para ellos) novedosas migas serranas, acompañadas de un buen café para paliar los efectos de la desapacible mañana.

Siguió una charla (por supuesto, con intérprete incluido), donde se explicó la esencia y ceremonia de la Montería, describiéndole las características de la fauna que encontrarían en el campo. Las rehalas también llamaron su atención, así como la indumentaria de los propios podenqueros, pertrechados para tal ocasión.

Una vez disipada la intensa niebla, se partió sin demora hasta las posturas (ocho se montaron). Las tres rehalas presentes trabajaron magníficamente para mover a las numerosas reses que poblaban la mancha. Lo escarpado del terreno, la abundancia de cervuno y los muflones, fueron los primeros protagonistas de las numerosas ladras que inaguraron la mañana, haciendo las delicias de los asistentes. Los cochinos tardaron más en hacer su aparición; pero a fe que se hicieron notar, llegando incluso a provocar algún que otro agarre.

Los orientales, pertrechados con sus prendas fluorescentes (tal como demanda la legalidad vigente) y acompañando en los puestos a los cazadores contratados al efecto, pudieron percibir las inmensas sensaciones que provoca el arrollón de un venao en el campo, o el ronco jarpío de un podenco latiendo de parada a un gran cochino.

Elogios e infinidad de fotos

Las cámaras de fotos actuaron de lo lindo. Y pasadas las 16.30 horas, los postores entraron en acción recogiendo las armadas y acompañando a los sorprendidos visitantes a la casa, donde les esperaba un reparador almuerzo-merienda. Nuestros amigos orientales se prodigaban en elogios a la emocionante jornada vivida, mostraban las fotografías de los numerosos animales avistados, y evaluaban las dimensiones de los trofeos abatidos.

Ya casi de noche llegaron las reses a la junta de carnes. Como trofeos más destacados, un venado descomunal, con posible de calificación máxima de metal y nueve bocas de cochino, con cuatro destacadas.

La jornada fue alargándose entre fotos y vídeos, acompañados, ahora sí, por una fina y penetrante lluvia, hasta que, bien oscurecida la tarde marcharon a su hotel para descansar de cara a proseguir su itinerario por nuestras sierras y pueblos.

Destacar la importancia que para la economía de nuestros pueblos tienen estas iniciativas que, sin duda, redundarán en la creación de numerosos puestos de trabajo y provocarán positivas sinergias a nuestra economía.

Que cunda el ejemplo.

Fuente: sevilla.abc.es / F. Beltrán

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.