Siete claves determinantes para la gestión y recuperación de perdiz roja en primavera

© Txanbelin Shutterstock

Nos encontramos en un momento crítico en la biología de muchas especies puesto que se encuentran en pleno periodo reproductivo y de su éxito dependerá que las poblaciones se consoliden y permitan su aprovechamiento sostenible en la temporada siguiente.

En el caso de la perdiz roja, quizás es más importante todavía, puesto que su delicado estado de conservación y las tendencias decrecientes de los últimos años nos obligan a ser especialmente cuidadosos durante este periodo o sino tendremos que lamentar las consecuencias en los próximos meses.

Por eso nos hemos planteado una pregunta: ¿cuáles son los siete aspectos clave para la gestión de perdiz roja en este momento? y nos han salido éstos:

1.- El emparejamiento es un momento ideal para censar las perdices de tu coto. Sienta las bases de una adecuada gestión sabiendo cuántas perdices tienes y dónde se encuentran.

2.- No molestes en exceso a las parejas, está bien saber dónde están y que hacen, pero el esfuerzo reproductor hace que descuiden otras tareas como la vigilancia y la capacidad de huida, por lo que les podemos dar un buen susto si nos acercamos demasiado y eso puede incluso provocar algún problema en la reproducción.

3.- Si localizas los nidos no te acerques demasiado ni molestes a los animales cuando están incubando, de nuevo su instinto maternal hace que aguanten inmóviles durante mucho tiempo pero si las movemos podremos provocar que abandonen el nido o, incluso, nuestro rastro puede dar pistas a otros predadores menos considerados.

4.- Hablando de predación, lleva a cabo el control legal de predadores permitido por la legislación vigente en tu Comunidad, siempre de forma responsable y conociendo cuál es la situación real de sus poblaciones en tu coto. No pienses que exterminar todos los zorros o todos los córvidos es la única solución al delicado estado de las poblaciones de perdiz.

5.- Vigila las siegas en verde. Cada vez es más habitual que se realice esta práctica agrícola, haciendo que muchas parcelas ideales para la perdiz se sieguen antes de que la incubación pueda concluir. Habla con los agricultores e intenta evitar que aquellas zonas en las que hay nidos confirmados sean pasto de las cosechadoras. Al final un par de metros de menos no van a ningún lado.

6.- Otra de las labores típicas de primavera en nuestros campos es el uso de herbicidas y otros plaguicidas. Si consigues que en tu coto respeten al menos algunas bandas libres de estos productos o algunos linderos en los que se puedan recuperar las “malas hierbas” y los insectos, tendrás mucho ganado.

7.- No te olvides de revisar los bebederos y puntos de agua. Aunque este año el final del invierno y el comienzo de la primavera está siendo buena en cuanto a las lluvias, a buen seguro que en muchas zonas el agua comenzará a escasear y conviene estar preparados. Una buena distribución de bebederos y puntos de agua en el coto resultan claves para la perdiz roja y para muchas otras especies.

¿Qué te parecen nuestros consejos?

Seguro que tú apuntaras alguno más. Lo importante es llevar a cabo una gestión adaptada a cada coto, en unos harán falta más siembras y en otros más desbroces, pero lo importante es no quedarse con los brazos cruzados, ¡¡las perdices nos lo agradecerán!!

Por Ciencia y Caza

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.