Cataluña favorecerá la reducción de las poblaciones de ungulados que causan daños a los cultivos

Tras la publicación de la nueva orden de vedas para la temporada de caza 2013/2014 en Cataluña, el Departamento de Agricultura, Ganadería, Pesca, Alimentación y Medio Natural ha señalado que se continuará priorizando la reducción de ungulados, principalmente jabalíes, pero también de corzos y ciervos que dañan los cultivos.

 

Según informó EFE, el Departamento de Agricultura llevará a cabo este control de la población de jabalíes con el apoyo y la colaboración de los cazadores, de manera que en Lérida y Gerona se podrá cazar el jabalí con comunicación previa a partir del 1 de julio.

Con respecto a la caza mayor, igual que en la temporada anterior, se fija de manera general en toda Cataluña el inicio de la temporada de caza del jabalí el primer domingo de septiembre (día 1). Avanzar la temporada de jabalí es consecuencia de su abundancia y tiene como objetivo prevenir los daños que puedan causar.

Así, la temporada de caza comienza el 1 de septiembre, pero en las comarcas de Gerona y Lérida la temporada de jabalí se amplía y va del 1 de julio hasta el último domingo de marzo de 2014, dado que son dos ámbitos territoriales de Cataluña donde la densidad de cerdo jabalí es más alta.

En concreto, en Gerona y Lérida, durante los meses de julio y agosto, la caza del jabalí se podrá realizar cuando haya producido daños a la agricultura, comunicándolo previamente a Agricultura o a los Agentes Rurales.

Asimismo, por segundo año consecutivo y como medida para evitar accidentes durante la práctica de la caza mayor, se mantiene la obligación de colocar señales durante los vareos practicados tradicionalmente en Cataluña, situando estas señales en los caminos y pistas forestales que accedan a la zona de vareo.

Otra novedad destacada es la obligación de recoger del suelo los cartuchos utilizados durante la jornada de caza en cualquier modalidad de cacería.

Además, se mantienen las medidas de colaboración de los cazadores para recopilar información sobre las capturas de becadas, con objeto de obtener más información sobre los rendimientos de captura de estas aves cinegéticas y conocer la evolución de las poblaciones y otros datos biológicos (edad, sexo, fechas de cacería…).

En el caso de la perdiz pardilla de montaña, durante esta próxima temporada es obligatoria la anotación y posterior comunicación de las capturas diarias efectuadas por los cazadores de esta especie de perdiz del Pirineo.

Deja un comentario