La FCCM abre el proceso electoral para sustituir a su actual presidente

Juan de Dios García

La Federación de Caza de Castilla-La Mancha ha iniciado el proceso electoral para la elección del nuevo presidente de esta organización, una vez que se ha cumplido el mandato establecido en los estatutos por el cual su presidente no debe permanecer más de ocho años en este cargo.

El actual presidente de la Federación de Caza de Castilla-La Mancha, Juan de Dios García, que ha agotado su mandato, ha sido el encargado de anunciar el inicio de este proceso que se alargará durante los próximos meses.

García ha señalado que tras ocho años como presidente de la Federación de Caza se marcha con la conciencia tranquila y con la sensación del “deber cumplido”. Sobre su labor en estos años en la defensa de los intereses de la caza en Castilla-La Mancha ha comentado que no es él quien la debe valorar, sino aquellas personas que le precedan o los que a lo largo de estos años han visto cómo ha sido su trabajo.

Ocho años, ha dicho, “me parece un tiempo más que razonable para hacer cualquier labor que haya que hacer dentro de una federación o institución. Por mi parte, lo que se ha podido hacer ahí está, aunque queda todavía mucho camino por andar”, pero eso, ha matizado, “ya le tocará a otros”.

En cualquier caso, ha subrayado que uno de los nuevos retos que debe abordar el nuevo responsable que salga elegido al frente de la Federación será el desarrollo de la nueva Ley de Caza que está a punto de reformarse. En su opinión, “este será el caballo de batalla de los próximos años” y uno de los retos más importas para el sector cinegético de cara a su futuro.

Juan de Dios García ha señalado que otro de los retos que tendrá por delante el nuevo responsable de la Federación será lograr, tras la recientemente sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Castilla-La Mancha que ampara el control de predadores en Castilla-La Mancha, agilizar la homologación de dos nuevos métodos de captura de urracas. Ha recordado que los trabajos previos para conseguir esta homologación se han llevado a cabo en Albacete durante los años 2014 y 2015, tras ser sufragados íntegramente por la Federación. En ellos, ha dicho, han tomado parte funcionarios del Ministerio de Agricultura, así como agentes medioambientales y veterinarios de la Junta de Comunidades, siendo el resultado de los mismos, “totalmente satisfactorio en cuanto a selectividad y bienestar animal, condicionantes indispensables para cualquier método de captura no cruel”.

Otro de los retos que quedan por delante al nuevo presidente de la Federación, ha indicado, será recuperar para los cazadores modestos los cotos sociales que fueron privatizados, particularmente los dedicados a la caza mayor, y que “torpemente se han dejado perder en estos últimos años”. Su recuperación, ha insistido, favorecería el papel de la caza social, único fin para el que fueron creados.

Deja un comentario