La nueva ley de Parques Nacionales ignora a los cazadores

La Real Federación Española de Caza (RFEC) presentó ayer ante el Organismo Autónomo de Parques Nacionales dependiente del Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente (MAGRAMA) alegaciones al anteproyecto de Ley de Parques Nacionales ya que lo considera absolutamente innecesario por resultar una copia casi literal de la ahora vigente que no responde a las peticiones del colectivo de cazadores.

La RFEC se manifiesta absolutamente en contra de este Anteproyecto que contradice aquel primer borrador que conocimos en el que se aprobaba la conveniencia de autorizar la caza, como medio eficaz de controlar las poblaciones de especies cinegéticas. El nuevo pliego mantiene la prohibición de la caza, ya sea ésta deportiva o comercial.

Entendemos, desde la RFEC, que la Administración ha sucumbido a las presiones de las asociaciones ecologistas e ignorado los intereses de los cazadores y titulares de cotos de caza, que, en cualquier caso, son perfectamente compatibles con los objetivos de los Parques. Y prueba de que es así es que la caza, llamada eufemísticamente, “control de poblaciones” se seguirá practicando, si bien por funcionarios públicos.

La RFEC considera inadmisible que la Administración prefiera que la caza -¡control de poblaciones!- la realicen los funcionarios públicos con el consiguiente coste improductivo, cuando la pueden realizar los cazadores pagando por ello, aportando así recursos económicos y creando puestos de trabajo en la zona. La caza, cualquiera que sea la forma en que se la quiera llamar, debe realizarse por los cazadores.

Por otro lado, la RFEC estima que la Administración Pública debe crear los Parques Nacionales en los terrenos que sean de su propiedad y, si carece de ellos, siempre puede acudir al recurso de la expropiación, si bien a nuestro parecer, en este supuesto no se da el interés social que exige la Constitución, y eso por mucho que éste se predique en el texto de este Anteproyecto.

Desde el punto de vista del derecho de propiedad, no es admisible que la Administración imponga toda suerte de prohibiciones y limitaciones sobre derechos y propiedades privadas sin contraprestación de clase alguna, llevando así a efecto, una expropiación encubierta.

Por todo esto, la Real Federación ha solicitado se tomen en consideración las alegaciones y se corrija en esos términos el Anteproyecto de Ley de Parques Nacionales.

Deja un comentario