Constituido el ‘Grupo Perdicero’ de Castilla-La Mancha, que se suma a los de Andalucía y Extremadura

Castilla-La Mancha ya cuenta con su “Grupo perdicero”, que se suma a los ya existentes en Extremadura y Andalucía. Un pequeño grupo de gestores de perdiz roja procedentes de varios cotos de la provincia de Albacete participaron en una jornada que sirvió para crear este “Grupo Perdicero” de Castilla-La Mancha, iniciativa promovida por la Fundación Artemisan y que cuenta con el apoyo de la Federación de Caza de Castilla-La Mancha.

Los Grupos Perdiceros tienen como objetivo mejorar las decisiones de gestión de la perdiz roja a través de la recogida de información por parte de gestores y cazadores, para que se puedan seguir cazando perdices de forma sostenible y mostrar a la sociedad y la administración el esfuerzo que se está haciendo en la conservación de caza pero también de especies no cinegéticas.

La jornada incluyó una visita al coto gestionado por la Sociedad de Cazadores la Rodense, que sirvió para que los asistentes conocieran de primera mano las mejoras fomentadas por el coto. En una de las áreas de refugio que existen en el coto, su presidente explicó la necesidad de mejorar el hábitat, proporcionar agua y realizar control selectivo de predadores oportunistas para que especies como la perdiz, liebre y conejo puedan reproducirse, medidas que también pueden favorecer a otras especies no cinegéticas. En el caso del conejo, mostró y explicó uno de los majanos que se han construido en el coto para favorecer la presencia del lagomorfo.

Carlos Sánchez, coordinador de investigación de la Fundación Artemisan, explicó a los asistentes los objetivos del proyecto RUFA (Red de Cotos unidos por el Fomento de perdiz roja y otras Aves esteparias), proyecto al que la Fundación Artemisan está dedicando importantes esfuerzos desde su creación en 2017.

Acto seguido se discutió el curso de la actual temporada de cría de la perdiz roja y otras especies, marcada por el retraso en las puestas por las grandes precipitaciones y el frío que se ha mantenido hasta fechas recientes.

Mientras se desarrollaba este coloquio, el presidente del coto fue avisado por un agricultor que estaba segando para “rescatar” un nido de perdiz que había sido parcialmente destruido por la cosechadora, y que tenía muy pocas posibilidades de sobrevivir. Algunos huevos estaban eclosionando y fue posible rescatar tanto a huevos como perdigones, que serán criados en cautividad y liberados al medio natural en los próximos meses.

Durante los próximos meses el Grupo Perdicero de Castilla-La Mancha realizará actividades en otros lugares de la región, y al final del verano se realizará un llamamiento para que los cotos cuenten sus perdices antes de la temporada de caza, una acción fundamental para poder tomar correctas decisiones de gestión.

La Fundación Artemisan agradece el apoyo prestado por el coto de La Roda, la Federación de Caza de Castilla-La Mancha y los cotos colaboradores que ya forman parte de esta iniciativa. Del mismo modo, anima a que otros cotos participen y recuerda que formar parte de estos grupos es gratuito y toda la información ofrecida es confidencial. Para más información el correo electrónico de contacto es proyectorufa@fundacionartemisan.com.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.