La Federación Navarra de Caza reclama poder construir perreras en suelo no urbanizable

La Federación Navarra de Caza ha presentado un escrito en los Departamentos de Fomento y Vivienda (Servicio de Ordenación del Territorio) y Desarrollo Rural, a fin de que se adopten las medidas administrativas que sean precisas para solucionar una grave imprevisión cometida al redactar los Planes de Ordenación Territorial, que ordenan los usos del suelo en las cinco zonas geográficas de ámbito supramunicipal en que se divide la Comunidad Foral Navarra, a efectos de planificar y aplicar la Estrategia Territorial en su territorio. 

 

La Federación Navarra de Caza ha pedido a la administración que revise, modifique o actualice los planes de ordenación territorial actualmente vigentes para que su modelo de desarrollo territorial recoja la necesidad estratégica de garantizar que, en las cinco zonas geográficas de ámbito supramunicipal en que se divide el territorio de Navarra (zona pirenaica, zona atlántica, zona central, zonas medias y zona del Eje del Ebro), se pueda disponer en la práctica de suficiente suelo no urbanizable para poder construir en él las instalaciones de cría y guarda de perros que es necesario levantar para posibilitar que los cazadores de los diferentes pueblos de Navarra puedan guardar sus perros de caza, cumpliendo con las condiciones y requisitos establecidos en la normativa sobre protección ambiental y núcleos zoológicos.

A la Federación Navarra de Caza le parece un contrasentido que los Planes de Ordenación Territorial autoricen construir almacenes agrícolas y corrales de ganado en el suelo no urbanizable que merece protección por su elevado valor agrícola y, sin embargo, no contemplen que en ese mismo suelo se pueda construir una perrera donde guardar los perros de caza, que permiten a las asociaciones locales de cazadores ejercer un control cinegético sobre las especies cinegéticas, que causan daños agrícolas y accidentes de tráfico, cuando resulta que la caza es la mejor herramienta de gestión que existe para controlar y minimizar los daños agrícolas que causan las especies cinegéticas, y es la propia normativa de protección ambiental y núcleos zoológicos la que exige construir perreras que cuenten con instalaciones adecuadas para la cría y guarda de perros. 

Deja un comentario