Heym SR-21 Precision vs RWS Speed Tip

Mientras el mundo convulsiona al ritmo de los mercados, nuestro particular universo sigue demostrando una frenética actividad. Esta vez nos llegan de Alemania dos propuestas atrevidas, lanzadas por fabricantes de  total garantía. Heym, armera conocida por la calidad semiartesanal de sus desarrollos, se atreve ahora a poner el apellido Precision a su plataforma SR-21, sumando el concepto más puramente americano a todo un clásico. Bien pensado, es  bastante atrevido que un nombre que presume de fabricar armas especialmente precisas, dé un paso al frente sólo asumible con un seguro «algo más». Por su parte, RWS salta de lleno al mundo de las puntas de plástico de primera generación. Obviando sus Bionic, realmente monometálicas disfrazadas, es con la nueva Speed Tip cuando de verdad se suma a la corriente de otras cartucheras y muchos años de desarrollo. Con trazos muy parecidos, acabará por añadir la firma de la marca con interpretaciones innovadoras como distintivo final. Sumados, rifle y munición, transmiten afán por conquistar al cazador que ha decidido no fallar.

 

Heym SR-21 Precision

Alejado del carácter centroeuropeo, la estética del SR-21 Precision se basa en la utilizada en el mercado americano para vestir a sus rifles de caza más precisos, la misma que ya monta en sus modelos Classic. 

 

Hagamos repaso mental y pensemos, por ejemplo, en un Kimber o en un Nosler y veremos cómo toma cuerpo lo que acabo de decirle. Aquí no existen montecarlo, lomos de jabalí, moños, carrilleras o schnabel; se ha optado por una culata recta y limpia, con un pistolet no muy tendido, pero sin llegar a ser marcado. El lomo es alto y permite una buena toma de puntería sin tener que subir la cara, ayudando, así mismo, a dirigir linealmente el retroceso hacia nuestro hombro. El guardamanos tiene sección semicircular y es de buen grosor. La cantonera, algo fina, es de caucho blando, previsiblemente pensando en su sustitución por otra cuando se ajuste la longitud a su propietario. Cuenta con enganches para las anillas portafusil en culata y guardamanos, suministrándose aparte las anillas desmontables. La madera es de nogal de muy buena calidad acabada al aceite mate y con picados hechos a mano. El pistolet se remata con un aplique de plástico con el logo de la marca impreso. Marcando el cajón de mecanismos, dos nervios aumentan el cuerpo de la madera permitiendo una mayor solidez en una parte tan crítica y frágil.

 

Finalmente, este repaso a la culata pasa por el único detalle que no acaba por gustarme: se remata el guardamanos con un aplique de palo rosa que resta armonía al conjunto. Si cantonera y puntal de pistolet van en negro, éste debería ir en el mismo color. La longitud total del rifle es de 1,14 metros con un peso sin visor de 3,6 kilos.

 

Carcasa

La carcasa, en su parte izquierda, lleva grabada la marca. La perfección de planos y ángulos en el trabajo del acero junto a su terminación brillante azulada, recuerdan a rifles de otra época. Las tendencias actuales en la fabricación de armas se alejan del trabajo artesanal del armero. En este caso, volvemos a la belleza del metal en su estado  más puro, algo similar, por poner un ejemplo, a lo que hacía Sauer con su 90.

 

Sistema de disparo

El disparador es uno de los puntos críticos en un rifle de precisión. Así lo ha entendido Heym y su respuesta es este magnífico disparador. Tanto su forma como su posición, permiten al cazador sentir correctamente el metal. Acabado en un pulido pavonado azul, carece de cualquier tipo de moleteado o ranurado, siendo completamente envolvente. El escape se produce a 700 gramos, sin ningún tipo de arrastre o doble tiempo.

 

Retén del cerrojo

Al  lado izquierdo de la carcasa aparece el retén del cerrojo. Una vez más sorprende  el perfecto mecanizado del acero y el impecable funcionamiento de la pieza.

 

Cañón

El cañón, identidad clara de un rifle con estas aspiraciones, es un Semi-Bull Barrell, pesado y grueso pero sin llegar a impedir un fácil trasporte en caza. La marca ha sabido perfectamente lo que quería fabricar. Haberle dotado de un tubo más grueso hubiese significado restar movilidad y ergonomía para ganar una mejora despreciable en caza. Su longitud es de 60 centímetros, algo corto para el gusto europeo en cartuchos mágnum. Realmente supone  utilizar otra vez parámetros americanos con la ventaja de una menor vibración que aumenta la precisión. El brocal está terminado impecablemente. Es rebatido a doble plano con un trabajo de fresado absolutamente perfecto. Cuidar la boca de un rifle es el primer paso para que tire bien. La terminación, como en el resto de las partes metálicas, es pavonado azul brillante. 

 

Como podemos ver, comprobamos el flotado del guardamanos, no tocando en ningún punto con el cañón en toda su longitud.

 

Cargador

El cargador de petaca extraible está construido en chapa estampada inoxidable y es monohilera. Lateralmente lleva grabado el cartucho para el que ha sido diseñado. En calibres mágnum su capacidad es de dos cartuchos, al que uniremos el alojado directamente en la recámara. Para su desenganche, presionaremos en el botón situado en la parte derecha del rifle. Está duro y requiere hacer bastante fuerza para conseguir soltarlo.

 

Seguro

El seguro, de aleta, es de tres posiciones, silencioso y fácil.  Situado en la nuez del cerrojo cuenta, en la primera de ellas, con indicador en rojo de fuego. La  segunda y tercera marcan indicador en blanco, con posibilidad de apertura para cambiar munición o, finalmente, con bloqueo total.

 

Peso

Pasamos por la báscula al conjunto probado: 4,259 kilos vienen  a certificar lo cerca que han andado los fabricantes al indicarnos el peso por separado de visor y rifle. Realmente se ha hecho un gran trabajo para contenerlo, pues al final estamos ante un rifle mágnum con peso de mágnum.

 

Swarovski Z6i 2,5-15×56 P HD

El visor montado es un Swarovski Z6i 2,5-15×56 P HD. Con un peso de 635 gramos y una longitud de 36,4 cm ofrece un rendimiento óptimo en casi cualquier modalidad de caza. Pocos aumentos para batidas y monterías, muchos para rececho a larga distancia, y objetivo muy grande para esperas y aguardos con malas condiciones de luz. Su retícula, situada en segundo plano focal, es la 4A, el compromiso que va logrando imponerse por sus cualidades de precisión y rapidez de toma. En el centro, los postes rematan en un punto iluminable. Para ello, se ofrece la posibilidad de dos reglajes de intensidad distintos, uno para noche y otro para día, con sólo pulsar el mando situado en la parte trasera del visor. En el lado izquierdo aparece la torreta reguladora de paralaje, imprescindible cuando se utilizan visores de tantos aumentos. El la parte superior destacan los colores de los diferentes anillos de la torreta balística. Tras la inicial puesta a cero, el programa balístico que Swarovski pone a nuestra disposición, permite colocar cada color con la modificación de clics oportuna. Llegado el momento del lance sólo tendremos que leer la distancia con un telémetro para luego colocar el color correspondiente a ella. En teoría, a partir de aquí sólo tendremos que apuntar.

 

Monturas

Las monturas son en este caso fijas y están fabricadas por la propia Heym. Son muy bajas y tremendamente sólidas, perfectas para un rifle como éste.

 

Acción

La acción SR-21 se caracteriza por una gran suavidad, que seguro no se le olvida a quien lo utiliza en alguna ocasión. Su ángulo de apertura es de poco más de 50º. Esto permite un montaje muy bajo del visor y, por tanto, una rapidez de recarga alta. La cabeza está conformada por tres tetones a 120 grados, con un mecanizado soberbio que envuelve al culote de la vaina. Embuchado en uno de ellos aparece la uña extractora de grandes dimensiones, encontrándose opuesto el botón expulsor. Longitudinalmente, el cuerpo es recorrido por ranuras que hacen un doble trabajo, quitar peso y recoger posible suciedad. La maneta está rematada por una bola en madera, exactamente del mismo tipo que el de la culata. Un pequeño allen se encarga de unirla al metal. El acabado de nuez, maneta y ranuras es pavonado, contrastando con el resto, sólo bruñido.

 

RWS Speed Tip

Recientemente RWS entra en la escena de las puntas de polímero de primera generación. Ofrecida sólo en tres calibres y un peso, 165 grains: .308 Winchester, .30-06 Sprg. y .300 Winchester Magnum, tenemos la suerte de ser el único país al que llegan hasta la fecha. La punta de plástico hueca  Speed Tip semejante a la de la Geco Express y su cola de bota V-Tail, marcan distancia con el resto de proyectiles de este tipo. La velocidad en boca es de 970 m/s para el .300 Winchester Magnum, con una GEE de 207 metros y una caída a 300 de sólo 16,5 cm. 

Su comportamiento y estudio, tanto en cancha como en caza, lo puedes ver en el número de agosto de Caza y Safaris, ya en tu quiosco.

Deja un comentario