Oasis del oso pardo

350 - Oso pardo

La situación de Rumanía, en lo referente a osos, es un oasis en comparación con que ha ocurrido en el resto de países europeos.
El censo actual de osos supera los 9.000 ejemplares y se autoriza todos los años el abate de un 4 al 5 % de esta población.

En la temporada 2013 se han concedido un total de 360 licencias, repartidas entre los diferentes cotos, y un número muy alto de ellos se abaten en batidas. Para llegar a esta feliz situación actual necesitas una naturaleza desbordante con un hábitat inmejorable para esta especie, pero, además, que la caza sobre los osos en las últimas décadas haya sido mínima, prácticamente testimonial. Esto es lo que ha ocurrido en Rumanía y lo que con este artículo pretendemos explicar.

 

Oso pardo europeo
El oso pardo centroeuropeo (Ursus arctos arctos) es un habitante habitual de los bosques maduros de Europa. Tiene presencia en muchos países de este continente, incluido España, pero sus poblaciones normalmente son escasas o están al borde de la extinción con algunas excepciones. Hay poblaciones controladas y protegidas en España, Francia, zonas fronterizas de Austria e Italia, Ucrania, Estonia, Letonia, Polonia, Eslovaquia, Rumania, Serbia, Croacia y en la península Escandinava, en Suecia y Finlandia. En algunos países sus poblaciones están sanas y se autoriza la caza comercial de unos pocos ejemplares, como Bulgaria, Croacia, Suecia y Finlandia, pero donde hay muchos y se cazan con cupos altos es en Rumanía.

350 - Oso pardo (4)Su longevidad es de 25 a 30 años. Los machos adultos llegan a pesar los 300 kilos y las hembras pueden pasar de los 200 k. Su color es muy variable, pudiendo variar entre el marrón muy oscuro y el dorado claro, pasando por diversas gamas de grises. La visión no la tiene muy desarrollada, comparada con otros sentidos, aunque sí puede ver en color durante la noche. Su oído es extremadamente agudo y desarrollado, al igual que el olfato que es excelente, finísimo y, sin duda, su sentido más importante y el que más les ayuda en su vida cotidiana.

Son omnívoros, con una dentadura adaptada para triturar alimentos de origen vegetal, pero, a la vez, es un carnívoro que puede capturar grandes presas, sobre todo animales domésticos y de caza. Le encanta la miel y las frutas y eso le genera un continuo conflicto con el ser humano. Las hembras suelen moverse por áreas de algunas decenas de kilómetros cuadrados que utilizan de forma habitual. Por el contrario, los machos tienen grandes áreas de campeo, que engloban las de varias hembras. Los grandes machos marcan su terreno con zarpazos en los troncos de los árboles y expulsan de él a cualquier intruso macho que ose entrar en el. En cuanto a los hábitats que ocupan, prefieren los robledales, hayedos y abedulares, pero también utilizan las formaciones arbustivas, las manchas de matorral y los roquedos.

 

Su evolución en Rumanía
En el resto de Europa, el oso era un vecino odiado que atacaba al ganado, colmenas y personas y se le combatía con todos los sistemas posibles, incluido el veneno. En Rumanía la situación era diferente por las durísimas leyes de un brutal dictador que prohibían totalmente la caza, pero no porque fuese ecologista, sino por todo lo contrario, simplemente era un egoísta que lo quería todo para él. Nicolae Ceaucescu, dictador absoluto durante 30 años en Rumanía, era un cazador insaciable y convirtió todo el país en su coto de caza particular. Su obsesión desmedida por abatir todos los trofeos que podía y ostentar todos los récords, hizo que prohibiese la caza a todos sus súbditos y se la reservó en exclusiva para él y sus invitados. Por mucho que cazase Ceaucescu, una persona sola no podía impactar en la fauna de un país con 238.391 km². Sus leyes eran durísimas y los castigos a los furtivos tan brutales que nadie se atrevía a cazar ni un gorrión, por mucha hambre que tuviese. Esta situación, durante tres lustros, llevo a Rumanía a tener las mejores poblaciones de ciervos, jabalíes, corzos, gamos, muflones, osos y lobos de Europa.

350 - Oso pardo (5)Cuando en diciembre de 1989 se produce la muerte del dictador, el país tarda en reorganizarse; pero, en lo referente a la situación cinegética, se encuentra una herencia de cantidad y calidad de especies de caza inimaginables. La caza comercial para extranjeros tardó en comenzar, pero cuando los cazadores foráneos empezaron a ir a este destino, se encontraron con los mejores trofeos de Europa. La naturaleza del país está especialmente bien dotada para dos animales en particular: el jabalí y el oso, este último en los impresionantes bosques de los Cárpatos, en Transilvania. Los osos pardos rumanos son los más grandes de la subespecie europea, hecho que se constata claramente en la lista de homologación de estos animales, ya que entre los cien primeros, alrededor de ochenta son rumanos y la mayoría abatidos por Ceaucescu.

350 - Oso pardo (3)El dictador Ceaucescu no sólo convirtió el país en su coto particular; además, organizó equipos de guardería y batidores que estaban todos a su servicio para cazar en cualquier rincón de este país. Si tenemos en cuenta que lo que estos súbditos le tenían era pavor, es fácil entender que se empleasen en esta actividad con una entrega desproporcionada, sólo para tener satisfecho a su dictador y no ser castigados. También construyó unas casas de caza y torretas para esperas espectaculares, para su estancia y disfrute, en los mejores cazaderos del país. Cuando llegó la democracia crearon una agencia estatal, Romsilva, que comercializaba la caza para extranjeros y, en estos últimos años, son los cotos locales los que han pasado a gestionarla directamente. Lo que no han perdido con todos estos cambios es el saber hacer bien las cosas en la caza.

Los cazadores extranjeros que acuden a este país se encuentran con unas infraestructuras cinegéticas inmejorables y con unos cazadores, profesionales, sobre todo en batida, con una experiencia y un buen hacer que no existen en ningún otro lugar en el mundo.

 

Caza del oso en batida
Rumanía es el único país del mundo donde se puede practicar esta apasiónate modalidad. No es fácil mover a estos peligrosos animales y meterlos en los puestos, pero los rumanos lo hacen muy bien debido a su experiencia. Se pueden cazar ambos sexos, entre otras cosas, porque al no tener dimorfismo sexual no se sabe lo que son; tan sólo está prohibido tirar si son osas que van acompañadas de esbardos, ya que éstos perecerían.

350 - Oso pardo (9)El oso es zonal y tienen manchas de monte en las que su presencia es continua. Éstas son las manchas que se baten todos los años. Las ceban, controlan por las huellas los animales que tienen dentro y baten la mancha una única vez al año. Son batidas clásicas que se dan siempre de la misma manera y con los puestos fijos, normalmente en una empalizada en alto. En el puesto te acompaña un postor local, siempre armado, que te aconseja sobre el tamaño del oso e intervendrá usando su arma en el caso de que el oso ataque. Las batidas suelen ser muy largas, dando dos, como mucho, tres, al día. En las mismas manchas puede haber lobos y cochinos, de estos últimos no muchos por la simple razón de que los osos se los comen. Eso sí, el cochino que consigue llegar a viejo en una mancha de osos es un ‘tanque’ de tremendos colmillos.

350 - Oso pardo (6)El oso tiene un comportamiento propio en la batida. Para empezar, arranca cuando siente a los batidores, pero todavía no están cerca. El lobo saldrá con las primeras voces y los cochinos cuando, literalmente, los levanten de la cama, con los batidores encima. El oso se levantara solo, no aguantará a que le ‘pisen’ en la cama y en su huida subirá siempre. Gobierna su huida porque se separa del barullo con relativa calma y es un animal muy poderoso que está acostumbrado a pasar por donde él quiere. Los puestos buenos de osos se repiten todos los años, con estadísticas de éxito muy altas y, sin embargo, hay otros puestos en los que nunca ha entrado un oso. Las batidas de osos se dan para entre cinco y ocho cazadores. Como las manchas que se dan son muy grandes, lo que hacen es poner en los puestos buenos a los cazadores que van a tirar los osos y en los flancos y en los puestos que no van a tirar osos colocan a cazadores locales armados que, en el caso de que avisten el oso, meten ruido y chillan para desviar su trayectoria. Estos cazadores nunca intentarán abatir un oso, sólo procurarán meterlo en los puestos que están autorizados para tirarlos. Lo hacen muy bien y con un trabajo en equipo consiguen ‘conducir’ a los osos hacia los puestos que les interesan.

 

Los ojeadores
350 - Oso pardo (8)Un tema que hay que comentar aparte. Una batida de osos es una fiesta local a la que acuden todos los cazadores del entorno que tienen arma. No es difícil contar en una de estas batidas 60, 70 y hasta 100 batidores, con un mínimo de 30. Llevan muy pocos perros y basan el ojeo en llevar la mano perfectamente, con un griterío ensordecedor. Si dan una ladera, los de arriba van adelantados y se apoyan unos a otros constantemente. Son muchos años de dar las mismas manchas y saben cómo llevar al oso hacia donde quieren. No es raro que el oso ataque a los ojeadores o a los cazadores de los puestos. Si esto les pasa a los ojeadores, lo intentan asustar, si hace falta le tirarán un tiro por encima de la cabeza y, si el ataque es definitivo, intentarán abatir al oso con su arma. Si le ocurre al cazador del puesto el resultado es un lance mucho más emocionante.

Normalmente no hay accidentes, pero es un animal al que hay que tenerle mucho respeto. Además, cuando ataca es realmente rápido, corre como un caballo y su cerebro, donde hay que impactar con la bala, es muy pequeño. El año pasado un cazador español, Luis Carbo, sufrió un ataque de una osa con dos esbardos cuando estaba en el puesto en una batida. La osa se detuvo al llegar a 20 metros, pero los esbardos pasaron por detrás del puesto y el ataque fue fulgurante. Luis se quedo inconsciente al primer sopapo y cuando la osa se cebaba con él, fue abatida por los disparos del acompañante local que tenía en el puesto. Tuvo mucha suerte porque salió del incidente sólo con mordiscos en el hombro y en la pierna, pero si hubiese estado solo no lo hubiese contado. Luis ha cazado multitud de elefantes, leopardos, leones y búfalos en situaciones comprometidas y, al final, fue un oso el que le puso contra las cuerdas.

350 - Oso pardo (10)Llevo varios años oyendo que se prohibirá esta modalidad de caza y si esto al final se confirma será un gran error. Convivir con el oso es muy molesto y peligroso para los locales. Constantemente los osos les matan ovejas, destrozan las colmenas y todos los años hay encuentros con ellos que se saldan con humanos muertos por ataque del potente animal. Los locales están habituados y toleran esta situación porque el oso se caza por un foráneo y se transforma en una importante cantidad de dinero para su pueblo. Si se prohíbe la caza en batida, la población crecerá, los daños y situaciones peligrosas, también y los locales acabarán con ellos, simplemente con veneno. Es un hecho fácilmente constatable que prohibiciones de este tipo son peores para la fauna. El ejemplo más representativo es Kenia, país donde la prohibición de la caza ha llevado a la casi completa extinción de los animales.

Esperemos que esta caza se pueda seguir practicando muchos años más y animamos a los cazadores que quieran vivir experiencias diferentes a que asistan a una de estas batidas.

 

Por Arturo de Onis.

 

Deja un comentario