El último gran calibre de Holland & Holland

0 Apertura 2

Hacía principios de la década de 1900, ocurrieron serios desordenes en la India y en el entonces Sudán angloegipcio entre las tropas nativas y el Gobierno británico, con el resultado de que se prohibieron los rifles deportivos en el calibre .450 Nitro en ambos países. 

La razón no fue otra que las balas del .450 eran similares a las utilizadas por los rebeldes en sus armas, pretendiendo con esa prohibición que éstos pudieran sacar los proyectiles de los cartuchos deportivos y recargaran sus mosquetes para ser utilizados contra el ejército inglés encargado de la represión.

Los nuevos calibres Nitro

Entonces el mundo de la caza peligrosa en África y Asia estaba dominado por los rifles de dos cañones en los tres diferentes cartuchos en el calibre .450, como eran el original .450 Nitro Rigby, que fue el precursor de todos, el .450 Nº2 Nitro Eley y el .500/.450 Nitro Holland & Holland. La prohibición de este calibre resultó un impacto muy negativo en el comercio de armas y municiones, sobre todo en la India que siempre había sido un gran mercado de estos productos. Entonces, a la vista del panorama, comenzó una verdadera carrera entre los más famosos armeros británicos para crear e introducir cada uno ‘su’ propio calibre en competencia con los demás, designándolos property cartridges, con lo cual, cada armero era el único que podía cargar y suministrar esa munición y sus rifles, y lo que dio nacimiento a los nuevos calibres .500/ .465 Nitro, .470 Nitro, .475 Nitro, .475 Nº2 Nitro y . 476 Nitro.Una vista detallada#23C4E9E

La verdad es que, estos armeros, al diseñar su nueva munición, no se calentaron demasiado la cabeza, pues todos se basaron en el original .450 Nitro creado e introducido por la firma Ribby & Co., en 1898, con pequeñas diferencias en el calibre y peso del proyectil, dimensiones de la vaina y reducción de las presiones en la recámara, que facilitaban la extracción de los cartuchos disparados. Todos estos nuevos calibres, que sorprendieron como una oleada en el mercado de armas de dos cañones o express, desde el punto de vista práctico dieron el mismo resultado, y lo que se diga sobre uno se puede aplicar a los demás sin distinción.

Calibre de maharajás

La firma Holland & Holland de Londres, que previamente había introducido el .500/.450 Nitro, después de una de la mejoras y reducciones en las presiones radiales, creó el .500/.465 Nitro, el cual, junto con el .375 H&H Magnum, diseñado años más tarde, ha quedado siempre como la especialidad de esta famosa firma de armeros.

El .500/.465 Nitro fue prácticamente similar al original .450 Nitro, con un proyectil de 480 grains (31,1 gramos), velocidad inicial de 2.150 pies (655 metros) y energía también de 4.930 libras/pies (681 kilográmetros), con una presión de recámara mucho más baja, lo que era una gran ventaja en países cálidos, evitando problemas de extracción. El nuevo .500/.465 Nitro se hizo tan popular, sobre todo en Asia, que se le designó .465 India debido a la gran cantidad de maharajás en aquel país que lo utilizaban para cazar tigres, elefantes, rinocerontes, gaúres y búfalos.

Como comentario desearía mencionar que, personalmente, cobré varios centenares de elefantes y búfalos, además de bastantes leones y rinocerontes negros, con mi rifle .500/.465 Nitro Holland & Holland Royal, siempre de la forma más segura y satisfactoria.

Los años fueron pasando y la firma Holland & Holland fue creando nuevos calibres, como el magnífico .300 H&H Magnum, conocido generalmente como el súper treinta, el cual fue el padre de todos los .300 que aparecieron más tarde. También fue una invención de esta firma el enorme express .700 Nitro que nunca se popularizó en el mundo de la caza por su gran peso, dificultad de manejo, poca utilidad práctica y precio astronómico, que actualmente debe superar con mucho los 200.000 euros.465 Rimless Holland

Después de bastante tiempo sin crear nada nuevo en este campo de calibres y municiones, mi viejo amigo Russell Wilkin, director técnico de la producción de Holland & Holland, decidió crear dos nuevos calibres para la caza peligrosa en sistema de repetición (Bimless Cartridges), en los calibres .400 y .465, utilizando la veterana y magnífica acción Mauser.

Probador oficial Holland & Holland

En enero 2004, durante la convención del Safari Club Internacional en Reno, Estados Unidos, Russell me explicó las características de los nuevos cartuchos y los excelentes resultados obtenidos en los laboratorios experimentales, añadiendo que los siguientes pasos eran probarlos sobre los animales para los cuales habían sido creados. Russell me enseñó unos de los nuevos cartuchos creados por él junto, con el especialista alemán Wolfgang Romey. La longitud de ambas municiones correspondían a un casquillo que se podía utilizar en la acción estándar Mauser 98 perfectamente, sin hacer falta emplear la Magnum-Mauser más larga y muchísimo más cara.

Después de una interesante conversación con Russell, éste me propuso si yo quería experimentar con el .465 Rimless durante mi próxima temporada de safaris, lo que supuso una sorpresa, y un gran honor para mí, el ser seleccionado entre tantos famosos cazadores para realizar las referidas pruebas, contestando naturalmente que sí, más que encantado, dicho sea de paso, para ver si la teoría de laboratorio coincidía con la práctica sobre el terreno. La verdad es que, al mismo tiempo, tenía interés en comparar el nuevo .645 Rimless con el viejo .500/.465 Nitro, con el que yo había tenido una gran experiencia a lo largo de los años. Ambos rifles disparaban un proyectil de 480 grains (30,1 gramos), pero el Rimless tenía una mayor velocidad inicial, 2.375 pies por segundo (724 metros) frente a los 2.150 (655 metros) del clásico .500/.465 Nitro, lo que suponía un buen extra de seguridad frente a un animal atacando, mostrando, en general, una superioridad notable entre el nuevo .465 Rimless y el antiguo .500/.465 Nitro.

Express H&H Royal 465 India
Antigua publicidad del rifle express .465 ‘India’ Royal Hammerless Ejector, con detalles de su munición. Ficha original de pruebas de tiro del 465 Rimless Holland & Holland.

Tal como acordamos, en el mes de abril 2004 recibí en España, enviado por la firma Holland & Holland, un preciso rifle del calibre .465 Rimless con acción original Mauser, número de serie 5001, junto con varias cajas de municiones con balas blindadas y expansivas. En el año 2004 ya tenía concertados varios safaris en Botswana y Tanzania, centrados especialmente en la caza del elefante y el resto de las especies peligrosas, lo que me daría buenas oportunidades para experimentar el nuevo .465 Rimless. Toda mi vida estuve muy interesado en los rifles de gran calibre y sus municiones, y en mis libros raramente menciono aquellos inferiores al .375 Magnum, pues nunca me interesaron ni los utilicé. Tan sólo un .300 H&H Magnum fabricado por Winchester en 1939 que me regalaron, pero, si no recuerdo mal, hace más de 40 años que no hago un disparo con él. Otra cosa a la que jamás hice caso es a esa pretenciosa y estúpida moda de meter fórmulas de balística ‘milagrosas’ por todas partes, pasando por alto que los animales no saben leer y que la única cosa que detendrá a un elefante o un búfalo atacando será la bala ‘en el sitio’ y no las dichosas e ¡inútiles! formulitas a los que tan aficionados son los ‘expertos de cafetería’.

Excelentes resultados

Después de haber probado el rifle in situ contra los animales correspondientes, llegué a las siguientes conclusiones: tengo la satisfacción de decir, en primer lugar, que sus resultados prácticos fueron ¡excelentes!, en todos los sentidos, pues, además, se trata de un arma muy manejable que cualquier persona podría utilizar fácilmente, lo que es muy importante.

Yo tengo una gran ventaja sobre otros cazadores profesionales que llevan de safari a clientes perfectamente desconocidos y que no pueden permitirse ciertas cosas. Afortunadamente, sólo cazo desde hace muchos años con amigos, que ‘no’ clientes, lo que supone una enorme y feliz diferencia. Con este comentario quiero decir que les expliqué a mis amigos que tenía que experimentar el nuevo .465 Rimless preferentemente sobre animales heridos, pues si el animal está tranquilo y no sospecha nada, cualquier calibre mediano mata lo que sea. Pero si éste ha sido herido, el panorama cambia 180 grados, con las descargas de adrenalina en la sangre, etcétera, que los hace mucho más difíciles de abatir; entonces la situación cambia radicalmente, demostrando el posible poder mortífero del arma en cuestión, su poder de parada y otras variables. Naturalmente, todos mis amigos dijeron que podría disparar a todo animal que atacara o escapara herido, preguntándome, sonrientes, si les dejaría hacer algún disparo con el .465 Rimless, un arma tan preciosa que a todos dejaba con la boca abierta.Las pruebas de tiro#23C4EBD

17 piezas de 20 disparos

Cuando, ocasionalmente, tuve que experimentar algún arma y sus municiones siempre lo hice contra los elefantes, pues si la prueba en éstos, tan enormes,
fuertes y resistentes animales, era positiva, mucho más lo sería contra el resto de la fauna, por sentido común. Durante el año 2004 tuve la oportunidad de utilizar el .465 Rimless en todo tipo de terreno, pues no es lo mismo cazar en lugares abiertos que en bosques densos, con el resultado de que pude cobrar seis elefantes, todos heridos previamente, con siete disparos del referido .465 Rimless, tal como detallo a continuación:

Primer elefante

Herido previamente en la parte alta del hombro con un tiro del .475 nº 2 Jeffery, con proyectil de 500 grains (32,25 gramos), a unos veinte metros de distancia. El animal salió corriendo y, cuando estaba a unos 30 metros, una bala del .465 Rimless disparada en ángulo de atrás hacia delante, le impactó en el cuello, derribándolo y causándole la muerte instantáneamente, con la bala saliendo por el otro lado de la cabeza.

•Segundo elefante

Herido hacia atrás en el hombro con un .470 Nitro desde 17 metros de distancia, cuando iba corriendo, a unos 25 metros, un disparo realizado también en ángulo desde atrás, en la nuca, lo mató instantáneamente, con la bala saliendo por el otro lado de la cabeza.

•Tercer elefante

Herido de un tiro frontal con un .500 Jeffery con proyectil de 535 grains (34,4 gramos), obviamente impactando muy alto. Al recibir la bala dio la vuelta en un segundo, escapando a toda velocidad por un bosque muy denso. A través de la vegetación puede hacerle dos disparos intentando romperle la cadera, sin resultado y sin poderle frenar. Después de varias horas rastreándolo lo encontramos muerto, pues, por lo visto, las balas atravesaron el animal impactando en la parte baja de los pulmones, sin causar, de entrada, un gran daño, que se fue agudizando con la carrera del elefante que al final le causó la muerte, lo que supuso una gran penetración de las balas del .465 Rimless.

•Cuarto elefante

Herido con un .470 Nitro a unos 25 metros de distancia, muy alto en el hombro, saliendo corriendo y dándome sólo tiempo de hacerle un disparo en la zona de los pulmones. El elefante recorrió unos 400 metros antes de caer a tierra y cuando llegamos a su lado ya estaba muerto.

•Quinto elefante

Herido con un .375 Magnum muy alto, en el hombro, desde 22 metros de distancia y mientras intentaba escapar me dio tiempo para hacerle un disparo en el corazón, que le hizo caer después de haber andado unos 15 metros más.

•Sexto elefante

Herido con un .458 Winchester, el animal reaccionó viniéndose directamente hacia mí, parándolo a nueve metros de distancia con un tiro frontal, que lo derribó de forma espectacular, muriendo en el acto.

Además con el 465. Rimless pude cobrar los siguientes animales todos heridos previamente: tres hipopótamos, cinco búfalos, un león, además de dos elands. Todos fueron a tierra con un disparo, excepto un hipopótamo cazado dentro de hierba muy alta y espesa, al que tuve que hacer tres disparos debido a la dificultad de poderlo ver bien entre aquella masa vegetal.

En total cobré 17 animales con 20 disparos, demostrando el gran poder mortífero del .465 Rimless, ideal para ser utilizado en no importa qué terreno y bajo cualquier circunstancia, y pudiéndolo recomendar de la forma más entusiasta al futuro cazador que piense cazar, por ejemplo, elefantes en las más diferentes zonas de África, desde los bosques más abiertos a la selvas ecuatoriales más espesas, haciendo constar que esta recomendación esta respaldada por mi actividad de cazador profesional en África durante 62 años sin parar, y sin haber sufrido nunca ni un simple arañazo, afortunadamente.

Último detalle

Un detalle muy interesante sobre el .465 Rimless es que con su pesado proyectil de 480 grains tiene la misma trayectoria hasta los 170 metros que el famoso .375 Magnum utilizando la bala de 300 grains, o sea, 180 más (11,6 gramos), impactando en el mismo lugar, por lo que, en caso de necesidad, permitirá disparos a largas distancias contra animales heridos que huyen, por ejemplo.

Como curiosidad, y punto final a estas notas, comentar que la firma Holland & Holland en Londres, en el armero donde guardan los rifles del .465 Rimless, colocaron entre dos cristales la carta manuscrita que les envié desde África refiriéndoles el resultado de las pruebas prácticas con el .465 Rimless, y que enseñan a los posibles clientes interesados en adquirir uno de estos magníficos rifles que, dada su versatilidad, puede ser utilizado con la mira abierta o la telescópica, indistintamente.

Lo único que lamento es no haber tenido un .465 Rimless en mis viejos tiempos, cuando cazaba treinta o cuarenta elefantes cada temporada en el Congo Belga, el Ubamgui-Chari, Sudán, etcétera, tiempos de oro que desaparecieron ya para siempre de forma irreversible, pero tampoco me puedo quejar, porque mi viejo y querido .416 Rigby me dio siempre las más grandes satisfacciones y, gracias a él, puedo escribir ahora estas notas tranquilo y ¡‘de un pieza’!primer elefante tercer elefante quinto elefante Última grande Relleno

 

Por Tony Sánchez Ariño 

Deja un comentario