En portada. El fantasma del castillo

Volver al Castillo de Laplanque siempre supone un nuevo reto, sobre todo porque los sueños de cualquier cazador pueden convertirse en realidad ante la majestuosidad de las especies que desfilan ante tus ojos…

Seguramente, muchos de nuestros lectores recordarán que hace cinco años, en 2011, publicamos en esta revista el reportaje sobre un cérvido enorme abatido en el Castillo de Laplanque –Pradinas, Francia– al que calificamos como ‘monstruo’ precisamente por su increíble tamaño y su impresionante cuerna, de ahí el título del artículo con el que apareció: El monstruo del castillo.

Pues bien, desde el momento en el que se produjo aquel lance memorable, siempre seguí soñando con volver a este hermoso lugar, un maravilloso castillo del siglo XIII –que a lo largo de la historia ha sido, y sigue siendo, propiedad de la familia Roques Rogery– rodeado de verdes prados y frondosos bosques de robles, hayas, sabinas, secuoyas… entre los que se mueven como fantasmas los citados ‘monstruos’, unas especies únicas por su majestuosidad y belleza –venados, gamos, jabalíes, muflones, ciervos sika y algunos corzos–.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.