«El mejor conservador de las especies cinegéticas es el cazador»

Fuente: LaOpinióndeZamora.es – M.J.C., 14/08/2012

Desde el pasado mes de abril, el joven toresano, José Antonio Melgar, desempeña el cargo de presidente de la Sociedad de Cazadores de Toro. Melgar forma parte del club cinegético toresano desde el año 1995 y decidió presentar su candidatura para intentar mejorar la gestión del coto y solventar problemas como las desavenencias con los agricultores, por los daños que las especies cinegéticas provocan en los cultivos.

A las puertas de la media veda que se abre mañana, Melgar asegura que la temporada se presenta «flojita» por la sequía.

– ¿Por qué decidió presentar su candidatura a la presidencia?

– Porque Toro cuenta con un coto muy bonito, es un coto en el que siempre ha habido caza y, personalmente, me duele salir al campo y ver que no hay nada y que la caza se viene abajo. Creo que ha llegado la hora de que el coto sea gestionado por gente joven que tenga ganas de trabajar para intentar, siempre con la colaboración de los socios, levantarlo y ponerlo en su sitio

– ¿Cómo valora la gestión realizada por la anterior Directiva?

-Mi opinión personal, después de hablar con muchos socios, es que la gestión ha sido mala. La gente más entendida que ha formado parte de otras Juntas Directivas dice que no se ha tomado ninguna medida para favorecer la caza.

– ¿Cómo se presenta la media veda que está a punto de comenzar?

-La previsión es que la temporada de caza sea flojita porque, como otros cazadores, he salido al campo y he podido comprobar que el año ha sido muy seco. Las especies han criado mal, aunque el club ha intentado ayudar en este aspecto y, por ejemplo, para la perdiz hemos creado refugios o bebederos porque el año ha sido muy seco. Lo que estamos intentando es conservar la caza el en coto de Toro.

– Después de su elección anunció que su primer proyecto era elaborar un censo del coto ¿con qué objetivo?

– Creo que un buen gestor, antes de tomar medidas para recuperar el coto, debe ver primero qué hay en el campo y después trabajar para recuperarlo y conservarlo.

-También ha reconocido que en los últimos meses uno de los principales del problema del coto son los conejos.

– Es un problema serio porque el año ha sido muy malo por problemas como la sequía. En cuanto a las medidas que tomaremos, intentaremos dialogar y llegar a un acuerdo con los labradores afectados, aunque tenemos que tener en cuenta los tiempos en los que estamos y que la caza es un deporte, que estamos en crisis y que cada vez menos gente pagará el recibo.

-Recientemente se ha alcanzado un principio de acuerdo con la Junta Agropecuaria Local para reducir la cuota anual que paga la Sociedad de Cazadores por el coto tras constatar una reducción de las hectáreas útiles para la caza. ¿Cuáles han sido los motivos que han propiciado esta reducción de hectáreas?

-Una labor que empezó a hacer la anterior Directiva fue hablar con la Junta Agropecuaria Local para quitar las hectáreas en las que realmente no cazamos, como las hectáreas que nos han expropiado por las obras de ejecución del AVE, las graveras o las fincas que están cercadas aunque también habría que tener muy en cuenta los perdidos de monte por los que, evidentemente, no se puede pagar lo mismo que por una tierra de labor.

– ¿La nueva directiva contempla la posibilidad de abrir el coto a nuevos socios?

-La Sociedad de Cazadores de Toro se rige por unos estatutos internos y nosotros nos tenemos que ceñir a ellos. Puede ser tan malo no tener muchos cazadores como tener un exceso. Todos los que sean naturales de Toro o que cumplan los requisitos que marcan los estatutos podrán cazar en el coto.

– ¿Cada vez hay más afición a la caza entre las mujeres?

-Creo que sí y es bonito que también las mujeres puedan cazar. Una de las actividades que intentaremos poner en marcha es una competición para las mujeres.

-¿Intentará convencer a los detractores de este deporte?

– Hay que gente que entiende la caza como dar muerte a un animal pero la caza no es eso. La caza lleva un proceso y creo que el mejor conservador de la caza es el propio cazador porque si no la conserváramos nosotros no habría caza.

Deja un comentario