Los cazadores denuncian “ataques” a su actividad en el inicio de la temporada

Fuente: noticiasdegipuzkoa.com

El inicio del periodo álgido de la caza en Guipúzcoa, con la apertura de la veda entre el próximo viernes día 12 y el 31 de enero (paloma, malviz y becada, principalmente), ha puesto el foco en el “malestar” existente en ese colectivo ante los “ataques” que perciben por parte, fundamentalmente, de la Diputación de Guipúzcoa.

 

Esta situación les ha llegado a concluir que les espera “un futuro incierto”, a tenor de los últimos acontecimientos, como la prohibición de la actividad cinegética en el monte Ulia, en los términos municipales de Pasaia y Donostia. Además, observan que el Ejecutivo foral tiene “la voluntad de crear una reserva ingestionable en Aiako Harria de más de mil hectáreas”, donde intuyen que, asimismo, existe “la voluntad de prohibir los campeonatos de caza”. A ello añaden las “oscuras intenciones en el monte Jaizkibel”.

Esta inquietud ha empujado a la Federación Guipuzcoana de Caza a enviar a sus 13.000 asociados un impreso para recoger firmas a fin de apoyar esa afición y “salvaguardar los intereses y derechos” de los amantes de la cinegética, según explicaba a noticiasdegipuzkoa.com el presidente de ese colectivo territorial, José María Usarraga.

Perplejidad

El portavoz de los cazadores guipuzcoanos se muestra perplejo ante la actitud que, a su juicio, ha tomado Bildu, que gobierna tanto en la Diputación como en los Ayuntamientos de Donostia y Pasaia. “No se nos ha llegado a escuchar en cuanto a la prohibición de cazar en Ulia y no nos han dado ni un solo argumento. No podemos aceptar las palabras de la exalcadesa pasaitarra, Maider Ziganda, quien nos dijo que había sido ‘una decisión política‘. Los cazadores están sublevados con la medida“, opina Usarraga.

La interdicción de la actividad cinegética en ese monte ha empujado a la Federación guipuzcoana a elevar un recurso contencioso-administrativo en el Tribunal Superior de Justicia del País Vasco.

Conocida la campaña de adhesiones iniciada por este colectivo, desde la Diputación guipuzcoana reconocen que la única decisión firme se corresponde con la veda permanente en Ulia, mientras que los planteamientos de Jaizkibel y Aiako Harria “están en debate desde hace años”. “No hay ninguna novedad ni avance. Se mantienen conversaciones con los cazadores desde hace tiempo”, señalan desde el Ejecutivo foral.

Pese a la irritación reflejada por el colectivo cinegético, Usarraga intuye que las capturas de paloma -especie que mayoritariamente se captura en Guipúzcoa- pueden resultar satisfactorias si el tiempo acompaña las jornadas cazadoras con viento sur que aproxime los bandos hacia las zonas costeras del territorio.

El responsable federativo apoya estas sensaciones en los datos de cría de torcaces en el norte de Europa a lo largo del verano, donde los estudios han cuantificado “importantes poblaciones” de estas aves.

Respecto a la malviz, Usarraga reitera que su evolución a lo largo de la temporada es “un enigma”, si bien desearía que se repitiesen las “históricas jornadas” del pasado año, que se convirtieron en “un espectáculo”.

En cuanto a la becada, el portavoz de la Federación Guipuzcoana de Caza recuerda que los aficionados dedicados a esta especie tendrán que completar un parte en el que harán constar la fecha y el número de capturas.

Además, en el caso de practicar la actividad en una zona de régimen especial, deberán registrarlo en esa tarjeta. Posteriormente, remitirán a la entidad federativa ese impreso cumplimentado.

El pasado año, los cazadores enviaron 5.076 partes, en los que registraron la captura de 7.575 becadas, frente a las 9.150 anotadas en 2010.

 

Deja un comentario