El jabalí marca el paso

La actividad cinegética se centra ahora en las monterías de jabalí que todos los fines de semana se desarrollan en los cotos, hasta que el día 26, cuarto domingo de octubre, arranque la temporada de caza menor. En líneas generales no se están produciendo grandes resultados.

Es cierto que en la mayor parte de monterías se ven jabalíes y se consiguen abatir algunos, pero muy lejos de los resultados espectaculares que se dieron el pasado año al final de la campaña. El otoño lluvioso mantiene el monte en muy buenas condiciones y los frutos de bellota, hayucos y castañas son abundantes, a pesar de lo cual se sospecha que, en buena medida, las camadas han abandonado los bosques rumbo a los campos de maíz.

Faltan todavía varias semanas, incluso meses, para que comience la recolección del cereal y los campos presentan un magnífico aspecto. Tan solo las escasas parcelas que se dedican al cultivo para ensilar han sido recogidas, por lo que batir al jabalí resulta imposible todavía.

Los problemas suscitados con los rehaleros, a los que se obligaba a declarar su actividad y darla de alta en el registro de actividades económicas con las consiguientes obligaciones laborales, parece que se han resuelto al constatarse que en León no existen rehalas profesionales y si aficionados que mantienen algunos perros que, en ocasiones pueden llegar a alquilar cubriendo los gastos de desplazamiento.

Ahora surge un nuevo problema en las reservas de Riaño y Mampodre. La Dirección General del Medio Natural de la Junta ha informado a los agentes forestales que deben obligar a los cazadores que participan en las batidas de jabalí a recoger las vísceras de estos animales y llevarlas a unos contenedores especiales con el fin de incineralas.

El motivo estaría en el intento de eliminar el brote de tuberculosis que padece la comarca. Con este fin se va a facilitar a los responsables de las cuadrillas guantes adecuados y bolsas estancas para que éstos, a su vez, las repartan entre los monteros. Los contenedores se instalarán en Burón, Boca de Huérgano, Oseja de Sajambre y Valdeón. Cuando proceda serán retirados por la empresa Revisa que los destruirá en su planta de Cabreros del Río.

Para los cazadores esto no deja de ser una nueva ocurrencia de alguien que «trabaja en los despachos y no ha pisado el monte en su vida». Realizar esta labor, y mas en la alta montaña, resulta sumamente difícil. Además la naturaleza, que es muy sabia, recicla estos restos en pocas horas. Precisamente las poblaciones de buitre necesitan animales muertos y restos orgánicos para sobrevivir. Siempre que hay una montería estas aves carroñeras se dejan ver, pues su instinto les advierte de que tienen alimento a la vista.

En todo caso, los titulares de las cuadrillas son los responsables y, sin ninguna duda, harán cumplir las nuevas normas. A partir de ahora serán notificados del protocolo enviado desde Valladolid y también se les facilitará el material adecuado de bolsas estancas y guantes.

vía El jabalí marca el paso – Deportes – Diario de León.

Deja un comentario