Cómo es el millonario negocio de los turistas-cazadores en el país

Fuente: infonews.com

“En Argentina, la caza está fuera de control”. Así definió Claudio Bertonatti, director del zoológico porteño, el estado en el que se encuentra en nuestro país el ‘turismo cinegético’, es decir, la cacería deportiva de animales. Se trata de una actividad siempre polémica, enfocada principalmente hacia los turistas extranjeros que buscan plazas disponibles para cazar animales de gran porte. Como en general no pueden hacerlo en sus países de origen, producto de la dureza de las leyes, deciden venir a lugares donde el marco normativo y los controles son más laxos, como sucede en la Argentina.

 

Aunque no existen cifras oficiales, distintas organizaciones ambientalistas estiman que por año llegan unos 20.000 turistas-cazadores. Según cálculos de las mismas fuentes, cada uno de ellos gasta 5.000 dólares USA, lo que significa un mercado local de 100 millones de dólares. A su vez, de acuerdo a los especialistas, muchas veces este negocio funciona al margen de la normativa que protege a las especies en riesgo y al medio ambiente.

Uno de los puntos más cuestionados es la ‘caza garantizada’, donde por unos miles de dólares distintas empresas se ocupan de que la pieza ofrecida sea capturada de forma segura por el cliente. En diálogo con Tiempo Argentino, el ambientalista Carlos Fernández Balboa, de la Fundación Vida Silvestre, explicó: “El turista paga un precio determinado para cazar un animal que es ofrecido a través de una página web. Una vez cerrado el trato, se pacta un lugar. El animal es liberado en ese sitio y al extranjero le dan todas las herramientas para cazarlo.” Por su parte, el director del zoológico porteño fue lapidario sobre esta disciplina: “Es tan deportivo como dispararle a un chico en silla de ruedas”, sostuvo Bertonatti.

Deja un comentario