Vitoria limita a 15 minutos los petardos en Nochevieja para proteger a los perros

Quienes son propietarios de una mascota saben lo mal que pueden llegar a pasarlo en ese momento del cambio de año en el que muchos humanos lo celerabran con ruido, y cuando más, mejor. Los petardos, tracas, cohetes u otros artefactos pirotécnicos son tradición en Nochevieja en muchas localidades vascas, pero en Vitoria solo se podrán dispara en un lapso de 15 minutos, entre las 00.00 y las 00.15 horas del día de Año Nuevo, con la intención de proteger a las mascotas (y a muchos ciudadanos a quienes también les resulta igualmente molesto) de tanto irracional estruendo.

El Ayuntamiento de la capital alavesa, como ya hizo el año pasado, ha restringido a quince minutos el permiso para el lanzamiento de artificios pirotécnicos (petardos, tracas, cohetes, bengalas…) para celebrar la entrada del año 2015. En un bando firmado por el alcalde Javier Maroto se dispone “tolerar la utilización y el lanzamiento en la vía pública” de esa pirotecnia entre las 00.00 y las 00.15 horas. Fuera de ese tiempo, “se podrá llevar a cabo la intervención municipal establecida” en la ordenanza contra el ruido y las vibraciones.

La Asociación Trato Ético Animal (ATEA) fue la primera que pidió tanto en Vitoria como en el resto de las localidades vascas que se prohibiera lanzar esos petardos por el perjuicio que causan a los animales, a los que aseguran que puede generar traumas, estrés y malestar. Este colectivo protector de los derechos de los animales argumenta que, cada año, recibe numerosas quejas de “gente angustiada por el sufrimiento extremo que el lanzamiento masivo e indiscriminado de petardos genera en sus animales, particularmente en los perros”. Estos artefactos, defiende, se utilizan “sin medida ni la más elemental consideración -en cuanto a la franja horaria, por ejemplo-, lo que provoca severas molestias a una parte significativa de la ciudadanía, y mucho más a ciertos animales de compañía”.

“Nuestra familia emocional”

ATEA aclaró en su reclamación que comprende que con motivo de determinadas festividades la gente “desee manifestar su júbilo mediante este tipo de comportamientos”, pero no acepta que “tal actitud no se atenga a límites razonables”. “Quizá a un sector de la población le agrade esta forma de celebración en extremo ruidosa, pero para la mayoría de los perros con quienes convivimos -más de 100.000 en todo Euskadi, que además forman parte de nuestra familia emocional- supone una experiencia por completo traumática, al punto de que muchos de ellos huyen despavoridos al percibir la explosión de los artefactos”, describen desde esta sociedad. Según cuentan, “son numerosos los perros que comienzan el año en centros de acogida tras extraviarse después de salir huyendo aterrorizados por el susto recibido, e incluso se han dado caso de atropellos y accidentes viales”.

vía Vitoria limita a 15 minutos los petardos en Nochevieja para proteger a las mascotas . El Correo.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.