Llodio busca cómo atajar los daños de los jabalíes en los cultivos

Fuente: elcorreo.com

La presencia de jabalíes en entornos cada vez más humanizados se está convirtiendo en un problema en Llodio. Los más afectados son los baserritarras que viven en la periferia de la localidad, que ven a menudo arrasados sus cultivos por ese cerdo salvaje que remueve la tierra en busca de comida.

 

Ante la proliferación de esta especie y de los corzos, que provocan daños similares en los cultivos de los agricultores, el Ayuntamiento de Llodio se ha comprometido a mantener una reunión en la que participen la Diputación, la empresa que se encarga de contabilizar a los animales, el coto de caza de Llodio y los ganaderos afectados para intentar buscar alternativas que palíen el problema.

Uno de los afectados por los destrozos que generan los animales salvajes mostró sus dudas sobre el trabajo que realiza la firma que controla el número de ejemplares. «Dudo que la empresa que se encarga de contabilizarlos haya venido a Llodio para ver cómo está la situación, porque cualquier día van a terminar llegando a la plaza», ironizó.

Desde el coto de caza de Llodio, encargado de la gestión cinegética del término municipal, se han puesto a disposición de los interesados pastores eléctricos para proteger los cultivos, aunque esa no es siempre una buena solución porque obliga a revisar el tendido casi a diario para comprobar que no tenga daños. Además, no se puede aplicar a superficies grandes, como las plantaciones de pinos, que son las más atacadas por los corzos. En este caso, por tanto, «sería necesaria una valla de más de tres metros de altura», según explicó uno de los afectados.

La petición de más batidas de caza podría ayudar a resolver el problema, pese a las reticencias de la Diputación para autorizarlas. Tampoco se ha descartado la posibilidad de adquirir una jaula para capturar a los animales, aunque después se plantea otro problema a la hora de decidir qué hacer con ellos.

Abatido por la Ertzaintza

Los problemas que ocasionan los jabalíes en Llodio no solo afectan a los caseríos del extrarradio. Sin ir más lejos, este mismo año, en el mes de mayo, los vecinos del Manzanal se vieron sorprendidos cuando una excavadora retiró los restos de un jabalí que previamente habían abatido de dos tiros una patrulla de la Ertzaintza.

Fueron los propios vecinos los que alertaron de la situación a la Policía porque habían visto al animal en varias ocasiones con anterioridad en las inmediaciones del barrio, muy cerca de las casas durante la noche. Incluso, otras veces se había detectado la presencia de varios ejemplares en el mismo entorno.

Los residentes podían acercarse sin problemas al animal mientras comía bellotas durante la noche entre los árboles. A pesar de la cercanía de las casas, el animal no rebasó nunca el muro que separa la zona arbolada del asfalto, según reconocieron los propios vecinos de la zona.

Deja un comentario