Podencos, caballos y alburnos

Fuente: laopiniondezamora.es

 

Fuera del recinto ferial del Centro de Negocios la celebración del «Día del Caballo», la competición en el escenario deportivo de pesca de ciprínidos sin muerte en Milles de la Polvorosa y la concentración de rehalas de perros constituyeron los principales eventos del tercer y último día de feria durante la mañana.

Cerca de 150 perros, en su mayoría podencos, pero también mastines y sabuesos, se concentraron a las diez de la mañana en la fachada este del Centro de Negocios. Las rehalas, grupos de perros utilizados en las monterías de ciervos y jabalíes, y compuesta legalmente de hasta 12 colleras (parejas) de perros, procedían de Salamanca. Rehala Tintín, Rehala El zorro, Rehala Sierra de Béjar y Rehala Migue, fueron las agrupaciones de colleras participantes en la concentración. Tras una exhibición de trabajo con distintas razas de perros de muestra sobre codorniz, tuvo lugar una presentación de colleras de rehalas y de los toques de caracola, tipos y fines, para guiar las rehalas.
Pasadas las 11.30 horas de la mañana comenzó la concentración de caballistas en la fachada oeste del Centro de Negocios. La organización confiaba en lograr la asistencia de al menos 60 caballos y jinetes en este primer Día del Caballo que se celebrar aprovechando la Feria de Caza y Pesca y el objetivo se vio cumplido sobradamente. Además de los caballistas de Benavente y de localidades próximas, fundamentalmente de Castrogonzalo, San Cristóbal de Entreviñas y Fuentes de Ropel, entre otras del entorno, a la comitiva que recorrió las calles de la ciudad se sumaron un grupo de asturianos que venía de participar en otra concentración de caballos. Ataviadas ellas con trajes sevillanos se sumaron a la marcha detrás de un carro rociero.
Desde las ocho de la mañana los pescadores benaventanos llevaban ya horas probando suerte en el escenario de pesca deportiva sin muerte de Milles de la Polvorosa, que se estrenó oficialmente con una competición con trofeos. Un total de 34 pescadores bregaron desde las diez de la mañana hasta las 13.30 horas del mediodía para conseguir el mayor número de capturas posibles de alburnos.
El pequeño pez se convirtió en la especie pescable en este tramo del Esla y la captura de 6,400 kilos de alburnos le dio la victoria en la competición al pescador benaventano Isaac Ledo.

Deja un comentario