Suben las tasas de caza en Castilla y León y bajan las licencias

Fuente: elnortedecastilla.es

 

A tasas más caras, menos licencias. El sector de la caza y de la pesca en Castilla y León ha visto incrementadas desde el pasado mes de enero las tasas, lo que ha causado indignación entre los cazadores y pescadores. Su malestar es aún mayor porque consideran que las aportaciones por la caza y la pesca apenas si tienen repercusión en las mismas.

El director general de Medio Natural, José Ángel Arranz, ha explicado que «al igual que en otro sectores, los impuestos sí que han subido, han subido los impuestos en las licencias de caza y pesca porque intentamos dar el mejor servicio a nuestros cazadores, pero esto es cuestión de la consejería que lleva las finanzas». La Junta de Castilla y León aplica desde el 1 de enero un incremento en las tasas y precios de caza, y también de la pesca, al entrar en vigor la Ley de Medidas Tributarias y Administrativas presentada por la Junta y aprobada por las Cortes, hemiciclo en el que el PP tiene una holgada mayoría. La oposición votó en contra de esta ley.

La licencia por cazar con armas de fuego o cualquier otro procedimiento que no requiera autorización específica es de 42 euros, (antes eran 27) y 13,50 para practicar la caza con galgo. Conducir una rehala con fines de caza supone un desembolso de 266 euros. José Ángel Arranz explica que «las licencias sí que han disminuido levemente, aún no se tienen todos los datos, pero era de esperar que el número cayera ligeramente sin poder aportar datos concretos».

Las cifras de la actividad cinegética en la región revelan además que cada temporada se cazan 1,5 millones de piezas de caza menor, principalmente perdiz, conejo, liebre y codorniz, y 27.000 de caza mayor, sobre todo jabalíes, corzos y rebecos, lo que permite que haya 1.200 empleos asociados a esta actividad deportiva. «En total, la actividad cinegética y piscícola genera al año en torno a 200 millones de euros en Castilla y León contando la propia actividad, la venta de permisos, los arrendamientos directos, y la actividad turística así como el movimiento de armerías y ropaje, una cifra muy destacable».

Por lo que respecta a cotos privados de caza y federativos, la cuota anual de matriculación se calcula en función del número de hectáreas de terreno acotado y del grupo correspondiente en relación con el tipo de aprovechamiento. Para los cotos que tienen autorizada la caza intensiva fuera del período hábil, la tasa es de 0,90 euros por hectárea; y para el resto 0,40 euros por hectárea.

 

Los derechos del examen del cazador se fijan ahora en 55 euros, válidos para dos convocatorias, y los certificados de aptitud, por ejemplo, suponen para el aficionado el pago de 11 euros.

Deja un comentario