Medio Ambiente insta a los paranyers a convertirse en censadores de aves

parany

Los aficionados a la caza con parany parece que, definitivamente, se dan por vencidos en su lucha por conseguir la legalización de esta práctica, prohibida expresamente por la Unión Europea, y buscan alternativas en las que la actividad tenga un respaldo legal, según publica lasprovincias.es.

La conselleria de Agricultura, Medio Ambiente, Cambio Climático y Desarrollo Rural de la Comunitat Valenciana, consciente de ello, lleva tres meses analizando la situación y ha llegado a la conclusión de que la mejor opción es apostar por la colaboración científica. Por ello, desde el departamento quieren animar a los paranyers a “ejercer de manera individual colaboraciones científicas, convirtiéndose en censadores y anilladores de aves, tras pasar por un aprendizaje que debe ser tutelado por alguna de las entidades avaladoras reconocidas en España”. En la Comunitat una buena opción sería realizar censos de las poblaciones migrantes de tordos y participar en el anillamiento de estas aves mediante el uso de redes japonesas.

Sin embargo, el proceso para convertirse en censador y anillador de aves no es fácil y requiere de un aprendizaje que debe ser tutelado por una de las entidades reconocidas para tales fines, como son SEO/Birdlife, la Societat Ornitològica de Catalunya o la Estación Biológica de Doñana, y siempre tiene un carácter individual, ya que no está contemplado el acceso de manera colectiva.

El director general de Medio Natural y Evaluación Ambiental, Antoni Marzo, recordó que la Generalitat tiene que cumplir con el actual marco jurídico ya que, en los últimos 20 años, han sido cuatro los tribunales que han fallado en contra de la legalidad de las sucesivas normativas del anterior Gobierno de la Generalitat que trataron de autorizar la caza con parany, y así lo decretaron el Tribunal Superior de Justicia de la Comunitat, el Supremo, el Constitucional y el de la Unión Europea.

Marco se lo trasladó así al presidente de la Asociación de Paranyers de Valencia (Apaval), Miguel Ángel Bayarri, y otros representantes de la entidad. El director general les recordó que en los últimos tres meses “se han mantenido reuniones con agentes medioambientales, técnicos, estamentos científicos y representantes de SEO/Birdlife con la intención de explorar las posibilidades reales de que los paranyers se convirtieran en colaboradores científicos”.

En esta línea, precisó que el uso de la red japonesa “sólo puede ser autorizado de manera excepcional y siempre realizado en el marco de una línea de investigación necesaria y avalada por la comunidad científica especialista en ornitología”. De ahí la necesidad de que lleven a cabo un aprendizaje tutelado.

Marzo recalcó que en la Conselleria “somos conscientes de que el parany, más que un lugar de caza es también un lugar de reunión tradicional de familiares y amigos, que tiene un valor social muy importante sobre todo en los pueblos”. Por este motivo, “llevamos más de tres meses trabajando para tratar de encontrar una solución, no sólo beneficiosa para las partes, sino para la sociedad en general, y para la protección del medio ambiente en particular”.

Publicado en lasprovincias.es.

Deja un comentario