Los jabalíes, a sus anchas en el aeropuerto

Fuente: lne.es

Que un avión sobrevuele un aeropuerto a la espera de aterrizar es rutina diaria, pero que una aeronave no pueda descender por la presencia de jabalíes es algo que rara vez ocurre. Sin embargo, el pasado 2 de julio, en el último vuelo del día en Santiago del Monte procedente de Barcelona, el avión no pudo tocar tierra porque la pista estaba ocupada por estos animales salvajes.

Cuando el piloto recibió la notificación de que no podían tocar suelo cerró el tren de aterrizaje y comenzó de nuevo la ascensión. Durante más de 20 minutos el avión que procedía de la capital catalana estuvo dando vueltas por el cielo asturiano hasta que por fin pudo aterrizar. Así lo relata María Jesús Pérez, pasajera del avión, «cuando estábamos a la altura de un quinto piso, más o menos, el avión cerró el tren de aterrizaje y volvió al aire».

En todo momento los pasajeros estuvieron informados sobre lo que ocurría. En cuanto el piloto notificó la razón por la que no podían aterrizar, la mayor parte de ellos se lo tomaron con buen humor. «Los más jóvenes se empezaron a reír por la situación que estábamos viviendo, sin embargo a mí no me parece normal que se tenga que abortar una operacion de aterrizaje por la presencia de jabalíes en la pista», comenta Pérez. Sin embargo, los familiares de los pasajeros que se encontraban dentro de la terminal no conocieron la razón por la que el vuelo no llegó de forma puntual hasta que les relataron lo que había ocurrido.

Al igual que la mayoría de los pasajeros, el piloto no tenía conocimiento de que los jabalíes pudiesen atravesar los sistemas de seguridadque tiene el aeropuerto. Sin embargo, la presencia de mamíferos en los aledaños de la terminal asturiana es frecuente. Así lo certifican los censos del propio aeropuerto, los últimos elaborados en el año 2010. En este informe se señaló que más de 16 especies de aves y 3 tipos de mamíferos se adentran con asiduidad en las instalaciones del aeropuerto de Asturias.

En la documentación aportada por Aena, el organismo de gestión de los aeropuertos españoles, se señala que los pájaros más frecuentes en el aeródromo asturiano son las aves rapaces diurnas junto con las urracas. Los mamíferos que se pueden ver con asiduidad son los jabalíes, los zorros y los gatos. Cuando más animales de todo tipo se observan en las inmediaciones del aeropuerto es durante el invierno. En esta época del año es cuando las aves migratorias sobrevuelan el cielo de Santiago del Monte.

Este tipo de censos se realizan de forma asidua para determinar la presencia de animales y se actualiza de forma mensual con el fin de tener un control sobre su presencia.

Además de estos censos, cada aeródromo español cuenta con un sistema de control de la fauna que en general tienen un carácter preventivo. Así, en el caso de que una especie sobrepase el perímetro de seguridad del aeropuerto se ponen en marcha una serie de medidas que eviten contratiempos.

Que un animal salvaje de las características de un jabalí entre en el aeropuerto de Santiago del Monte no es tarea fácil. Primero tiene que cruzar los cuatro carriles de la autovía que va a la terminal, y más tarde debe romper el vallado que protege la base aérea. En el caso de que se intercepte un animal en el aeródromo se le ahuyentará a través de bengalas o ultrasonidos. Dentro de la equipación obligatoria que debe tener un aeropuerto se encuentra el sistema de halcones peregrinos para espantar a las aves.

Este sistema de seguridad actuó hasta ahora siempre de forma efectiva. Por ello, hasta el momento la presencia de animales dentro del aeropuerto ha quedado siempre en una anécdota más, a pesar del enfado que pueda suponer para los pasajeros que ven su aterrizaje demorado.

Deja un comentario