Los cazadores de Cangas denuncian el sabotaje de sus cacerías en el concejo

Fuente: La Nueva España – Pepe Rodríguez, Cangas del Narcea, 17/05/2012           

La Asociación de Cazadores Locales de Cangas del Narcea ha denunciado, ante la Delegación del Gobierno, el sabotaje de varias de las cacerías sobre las que tenían derecho en los terrenos de la reserva de caza del concejo.

Éste es, de momento, el último capítulo del enfrentamiento que se está viviendo en el seno de los aficionados a la caza del concejo. Varios de los cazadores de las zonas de Genestoso, Leitariegos y Gedrez consideran que se les ha quitado el derecho a cazar en sus propios terrenos y, como represalia, salen a «pasear» por el monte los días de cacería, levantando la caza, así, a sus compañeros, según denuncian éstos últimos.

Delfín Avello Barreiro habla en representación de la Asociación de Cazadores Locales. «Vamos a denunciar a estos piquetes a la Delegación de Gobierno, y también a la Guardería del Principado, que no cumplió con su obligación y les dejó actuar. Esto es un claro acto de sabotaje».

Avello Barreiro, al igual que la inmensa mayoría de los cazadores locales, se encuentra completamente indignado ante la situación actual. «Los mal llamados cazadores de la reserva son sólo 10 ó 12, nada más. No son todos los de Leitariegos, Gedrez o Gestoso, son la mitad de dos cuadrillas. Nada más. Nosotros somos unos 700. Tienen que recapacitar y llegar a un entendimiento porque, si no, acabaremos llegando a un enfrentamiento físico, algo que nadie quiere».

Los problemas comenzaron hace tres años. Hasta entonces, los cazadores de la reserva cazaban en sus terrenos sin problema. «Pero eso era así por un acuerdo tácito. La ley especifica muy claramente que hoy podemos cazar todos los considerados como locales. Se les dejó porque había áreas de caza suficientes. Pero todo les parecía poco y llegaron a impugnar un sorteo que no les parecía bien, por puro egoísmo. Aquella humillación, hace tres años, fue la gota que colmó el vaso», cuenta Delfín Avello.

Los cazadores locales comenzaron a ejercer su derecho de caza, «porque, además, parte de esos terrenos son públicos, que no son de ellos. Con José Manuel Martínez (anterior alcalde de Cangas) no se nos hizo caso pero, ahora, se aplica la ley». Esa ley indica que las cacerías y recechos de los terrenos de la reserva son para todos los cazadores locales y, por lo tanto, han de sortearse entre ellos.

Delfín Avello concluye: «Esas personas deberían pedir perdón por la cantidad de mentiras que dijeron. Deberían reconsiderar su postura. Propondremos, además, que sean expulsados de la Sociedad de Cazadores de Cangas».

Deja un comentario