Asturias: los cazadores podrán solicitar un número ilimitado de batidas de lobos desde el día 15

Las sociedades de cazadores podrán solicitar un número ilimitado de batidas en zonas declaradas libre de lobos, como la sierra del Cuera.

Por la izquierda, Tito Rojo (portavoz de los ganaderos de Onís), José Manuel Abeledo (alcalde de Onís), Francisco González (Cabrales), José Manuel Fernández (Peñamellera Baja), Benigno Fernández (viceconsejero), Lastra, Jaime Izquierdo, Jesús Bordás (Ribadedeva), Enrique Riestra (Llanes), Iván Allende (Piloña), José Antonio Roque (Peñamellera Alta) y Gonzalo Suero (Cangas de Onís), en el centro de interpretación del quebrantahuesos de Onís. C. C.

Así lo confirmó ayer en Onís el consejero de Medio Ambiente de Asturias, Fernando Lastra, tras mantener una reunión con los alcaldes de la comarca que tuvo por objetivo “dar información directa y veraz” sobre los pasos que la administración dará de forma “inminente” para evitar los ataques a cabañas ganaderas. Hasta ahora los cazadores habían colaborado con la guardería del Principado en alguna batida pero no de forma autónoma como sucederá a partir del 15 de septiembre y al menos hasta fines de 2018. En cuanto a los cotos de caza, las sociedades cinegéticas podrán realizar una solicitud a Medio Ambiente que se debe renovar cada quincena y dando cuenta de las bajas.

Esta decisión se suma a otras duramente criticadas por sectores ecologistas como la de abatir más lobos (uno o dos más que hasta ahora) en la zona asturiana del parque nacional de los Picos de Europa, donde el cupo actual está fijado en cuatro ejemplares. “A los ecologistas les reclamaría más rigor, el mismo que me exigen a mí y que sean menos impulsivos en sus declaraciones, pues estas medidas ya fueron formalizadas por el comité técnico en julio y estaban informadas”, dijo el responsable de Medio Ambiente, que justificó las intervenciones: los cánidos llevarían cinco años reproduciéndose con éxito sin que peligrase su conservación, los daños dentro del parque habrían aumentado en la última década y son inasumibles para alguna cabaña ganadera. Lastra abogó por buscar un “equilibrio razonable” entre ganaderos y ecologistas y por un protocolo que permita controles poblacionales de lobo de forma más técnica, que no de pie a “arbitrariedades”.

El alcalde de Cabrales, que actuó como portavoz los regidores locales (entre los que estaban el alcalde de Piloña, Llanes, Onís, las Peñamelleras, Ribadedeva y el concejal de Desarrollo Rural cangués) mostró su satisfacción con las medidas, “un cambio a favor de los ganaderos” y que requieren más implicación de los consistorios, a través de los cuales los afectados deben comunicar los daños.

El alcalde de Onís -que está dando pasos para la salida de su concejo del parque nacional de los Picos de Europa- dijo que estará satisfecho cuando haya “daños 0” y no tenga que pagar con sus impuestos los daños que provoca el lobo. A la reunión se sumó como oyente el representante de los ganaderos de Onís, Tito Rojo, que aprecia “buena intención” en el Gobierno.

Fuente: lne.es

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.