Asaja, en pie de guerra por el plan de recuperación del lobo en Sierra Morena

La Asociación de Jóvenes Agricultores (Asaja) está en pie de guerra contra un programa de la Consejería de Medio Ambiente destinado a la recuperación del lobo ibérico en Sierra Morena. Desde la Administración autonómica se aseguró que este plan, tiene como objetivo variar la percepción que se tiene sobre esta especie a fin de “mejorar la coexistencia de la población rural” con estos animales y, de este modo, “minimizar la persecución directa y evitar la total extinción”.

La patronal agraria se opone a esos argumentos al señalar que este proyecto «va en contra de los habitantes del medio rural y de su desarrollo, ya que no es posible la convivencia pacífica con la ganadería extensiva ni con la actividad cinegética porque este desafortunado programa plantea extender el lobo por las sierras andaluzas sin tener en cuenta que cientos de municipios de estas zonas tienen en la ganadería y en la caza sus principales soportes económicos”.

El propio presidente provincial de Asaja, Ignacio Fernández de Mesa, resaltó que reivindicar la conservación de esta especie a toda costa “es una temeridad porque estos animales causan enormes daños económicos a quienes mantienen verdaderamente el medio ambiente en el mundo rural, que son los titulares de explotaciones ganaderas y cinegéticas”.

El caso de Castilla y León

En este sentido, se refieren al caso de Castilla y León, donde su gobierno autonómico se ha dirigido a la Comisión Europea debido a que el problema de despoblación que sufre esta comunidad se vería agravado si no se aporta una solución a los continuos ataques de lobos a las cabezas de ganado en esa región.

La organización profesional calificó de “paradójico” el hecho de que la Junta afirme que se quiere apostar por la dehesa, pero su plan director apenas cuente con fondos. Además, se resaltó que el propio Gobierno andaluz “olvida con este plan del lobo que los sectores ganadero y cinegético son, hoy por hoy, fundamentales para la conservación del medio natural”. Asaja también pone en duda que esta especie sea compatible con otras amenazadas, como es el caso del lince ibérico. La Junta rechaza estas acusaciones al asegurar que ambos animales llevan conviviendo en los mismos hábitats desde hace miles de año y nunca han sido competidores directos.

La Delegación Provincial de Medio Ambiente defendió este programa al afirmar que, “lejos de ser un problema, su ejecución es una oportunidad para el medio rural”, al consolidar sus sectores tradicionales y al “abrir nuevas oportunidades relacionadas con el sector turístico”. En su opinión, Sierra Morena es un entorno adecuado para la conservación de estos cánidos, puesto que “por sus usos no se generaría la conflictividad existente en la mitad norte de la Península”.El Ejecutivo andaluz negó que proyecto prevea la suelta de ejemplares.

Fuente: sevilla.abc.es

Deja un comentario