‘2018: Abrimos paso a la esperanza…’, por Mª Á. Marcos

Dejamos atrás un año difícil, un año repleto de persecuciones y de odios, de nuevas leyes que nos coartan y de ninguna que nos proteja de tales odios, en una sociedad cada vez más alejada de la realidad del rural.  Mas, estrenamos nuevo año, y eso es siempre una  buena excusa para abrir la puerta a comienzos y fomentar nuevos retos y esperanzas.

Arrancamos la última página de diciembre abriendo el nuevo Calendario de En la Senda de Diana 2018, un calendario que nació en el año 2014 como algo más que un trozo de cartulina, sino como una reivindicación, un concepto, un grito que mostraba a mujeres reales lejos de estereotipos cosificados y de fines comerciales. Hoy, el año comienza con un calendario hecho por y para los niños, con niños, porque ellos representan precisamente esa esperanza. Es un calendario valiente y decidido que habla de futuro, pero que a la vez exige y demanda respeto por nuestra actividad y pasión.  Un calendario que no se comercializa, ni vende, porque no podría pagarse, no tiene precio, porque es una demanda y un homenaje sincero a todos aquellos que en su día sufrieron acoso, vejaciones, agravios, calumnias y odio incontrolado simplemente por ejercer su libertad de  decidir cómo vivir y también, porque no decirlo, como morir.

Es mi humilde homenaje a ellos, es mi pequeño trabajo de abrir puertas a la unión necesaria que la caza y el rural demanda para defender lo más nuestro y evitar que vuelvan a repetirse los más deleznables delitos de odio, aun siendo perseguidos en su inquina después de muertos y atormentando a nuestras familias, sin justicia real, firme y limitante que nos ampare y defienda.

Agradecer a todos los padres y amigos que habéis colaborado en el mismo con tanto cariño, sin complejos, sin cobardía, sin miedo… porque como buenos padres queremos lo mejor para nuestros hijos y que reciban como herencia lo que sentimos que nos hace verdaderos y felices, educando en la libertad de poder tomar en el futuro sus propias decisiones, sin aleccionarles.  Los queremos libres, condición necesaria para su felicidad y la libertad se basa en el conocimiento de todas las perspectivas y realidades.

Como concepto que es, el Calendario de En la Senda de Diana no se comercializa. Este año además funciona al revés de cualquier almanaque, ya que va sumando páginas mes a mes en vez de restarlas. Y no es casual, es una metáfora… sumamos, añadimos… es necesario más que nunca.

“Y dejad que los niños se acerquen a mí…”, dijo la diosa Diana.

Por Mª Ángeles Marcos Alonso. En la Senda de Diana.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.