Remedios Val López… en La Senda de Diana 2015

PicsArt_1413831878691

Protagonista del mes de abril del calendario

Remedios Val López, de Castroverde (Lugo), nuestra protagonista del mes de abril, es una gran amante de la caza y una jovencísima montera que disfruta de su pasión rodeada de la gente que quiere ya que es su estilo de vida. Actualmente lleva el proyecto de la caza y la mujer como parte de la directiva en la Asociación de Clubes de Caza Mayor de Galicia y es la representante femenina de Jóvenes por la Caza en Galicia.

Nació en Tornerios – Pol (Lugo) el 31 de octubre de 1996. En la actualidad estudia Trabajos Forestales y Conservación del Medio Natural. Nos cuenta además que su mayor afición es la caza y los perros de rastro aunque también es una gran apasionada de los 4×4, las motos y el senderismo.

¿Cómo entraste en el mundo de la caza? ¿De dónde nace esta afición tuya?

Entré al mundo de la caza porque desde pequeña era lo que quería. No sé por qué ni cómo, sólo sé que si me faltase me moriría. Es mi manera de vivir la vida. Si no te hablo de caza nunca sabrías quien soy realmente porque lo es todo para mí. Cuando voy de caza el resto no existe y vuelvo a ser esa niña que disfruta sin importarle el resto.

¿Quién fue tu maestro o maestra?

Mi padre y mi abuelo. Mi padre es muy serio y me enseña todo lo que sabe con mucha paciencia y mi abuelo me decía: “Tú no le lleves la contraria”, puro nervio… ja, ja, ja… Soy algo cabezota y mi abuelo sabía calmarme para seguir mi camino.

¿Qué sientes cuando cazas?

Buf… siento los mejores sentimientos con la caza, sentimientos únicos. Es algo que no puedo explicar, pero si me vieses cazando lo entenderías. Sonrío como cuando ves a alguien que quieres y mis ojos brillan como si tuviese fiebre. Mi corazón late a mil por hora y todo a mi alrededor cobra sentido e incluso cuando algo sale mal me sigue gustando igual y enseñándome que por muy mal que salga, siempre seguiré ahí luchando y cazando.

Modalidad preferida o que hayas practicado.

Las batidas de jabalíes con perros de rastro eso es mi gran pasión.

Concursos y campeonatos.

Bueno, he asistido a alguno pero no disfruto mucho, la verdad. Prefiero ir a entrenar con mis amigos e ir a comer después y echarnos unas risas.

¿Cuál es tu manera de entender la caza?

Es la única cosa capaz de sacar todo lo bueno de mí. La caza me entiende a mí porque mi vida se resume en cazar.

Aceptación por parte de los compañeros.

Siempre, pero, bueno, con alguno he tenido mis más y mis menos porque economizan la caza y no la disfrutan y convierten una batida en una competición y no en una celebración.

¿Perteneces a alguna peña o cuadrilla? ¿Cuál?

Sí. A una de las que más cariño he cogido en los últimos tiempos es a la Cuadrilla de Rozas que se encuentra en el coto de Teixeiro, en Lugo. Allí volví a entender lo maravilloso que es cazar con amigos. Y como no, mi gran sueño hecho realidad: Peña la Bala Femenina, de la cual me siento orgullosa y contenta de tener un grupo de amigas con el cual cazar.

¿En qué lugares sueles cazar?

Fonsagrada (Lugo) es mi sitio favorito y disfruto mucho cazando con la cuadrilla de Lamas, en la cual me siento una más y es el sitio perfecto para cazar siempre, porque se junta la calidad de la caza y de las maravillosas personas que la forman.

¿Qué le dirías a los anticaza?

En una ocasión Jean-Jacques Rousseau dijo: “Siempre es más valioso tener el respeto que la admiración de las personas”. Yo no quiero que me admiren o les guste mi estilo de vida pero sí que me respeten.

¿Qué le dirías a otras mujeres que se muestren interesadas y aún no se decidan?

Que el único límite que existe para una mujer aún no se ha inventado.

¿Qué te aporta la caza?

Felicidad.

Alguna anécdota o vivencia que quieres contar.

Mi mayor anécdota y experiencia que nunca había disfrutado hasta ahora es la montería femenina. Entusiasmada pude acudir a la cuarta montería femenina en Cea, Orense, acompañada con algunas miembros de mi cuadrilla Peña la Bala Femenina, entre otras. Desgraciadamente, no fue una buena jornada en resultados de piezas abatidas, pero sí en aprendizaje y amistades que con tanto esfuerzo los organizadores transmitieron. Sin duda, es lo mejor que nunca había vivido hasta ahora.

Por Remedios Val López.

10649865_283280931870802_6741778853662430981_n

 

Deja un comentario