Los cinco antílopes más duros de África

Los animales africanos por regla general son más duros que sus homólogos europeos, y enfrentarse a su caza con la mentalidad de quien está muy acostumbrado a abatir ciervos, gamos, corzos… puede llevarnos a un grave error, que cuando lleguemos a África nos resulte muy desagradable.

Obviamente, cuando hablamos de búfalos, elefantes o hipopótamos… todos los cazadores ya damos por hecho que son piezas duras y complicadas de abatir; sin embargo en la caza de antílopes también hay algunas especies que se han convertido en leyendas por lo duras que son y lo cara que venden su piel.

Eland

El antílope más grande del mundo, el masivo y majestuoso eland, obviamente es el primero de la lista. Con casi una tonelada de peso, solidos huesos y una musculatura enorme, los grandes eland machos no son un enemigo al que podamos enfrentarnos “subcalibrados”. Los viejos machos, que se suelen denominar “Blue Bulls”, por el tono azulado de su cuello, suelen ser mayores que un búfalo cafre… esto nos da una idea del tamaño del animal a quien nos estamos enfrentando.

Quien nunca los ha cazado, con frecuencia los desprecia por ignorancia, y dice que es “como cazar una vaca”. Nada más lejos de la realidad, es una especie muy compleja de cazar, muy suspicaz, y es difícil acercarse a las manadas sin ser detectado para ponerse a distancia de tiro. Las hembras suelen poner sobre aviso al grupo, y se llevan en su huida al viejo macho de papada bamboleante que es el objetivo de nuestros deseos cinegéticos. Por si eso fuera poco, les gustan las zonas con vegetación donde pueden esconderse con facilidad.

He visto como un disparo de un 300 Win Mag, con munición RWS EVO, de 180 grains disparada a 120 metros del animal, impactaba en el cuello de un viejo eland, no le daba en la columna y el animal salía huyendo a la carrera. Finalmente pudimos abatirlo al día siguiente después de una jornada agotadora de pisteo… y pudimos comprobar sorprendidos que el disparo del cuello no tenía salida. La musculatura masiva del cuello del eland había sido capaz de absorber el tremendo impacto de una bala del 300 Win Mag, que estaba alojada debajo de la piel del lado opuesto, en medio de un gran hematoma morado… pero no había sido capaz de atravesar el cuello… Esto nos da una idea de la dureza y de la densidad muscular de la que hablamos.

Si vamos armados con un calibre medio, con el que estamos cazando antílopes… deberíamos asegurarnos de cargar una bala semidura (es el momento de olvidarse de las balas con puntas de plástico o puntas de plomo desnudo); necesitamos un proyectil que nos asegure buena penetración y que nos ayude a alcanzar con seguridad los órganos vitales del animal. Si podemos usar un rifle de calibre 8mm o superior… es una gran ayuda, de hecho con frecuencia se cazan con el 375 H&H con excelentes resultados.

Impala

Luis Pérez con Adam Barnard y un precioso y viejo Impala cazado con un 300 Win Mag

Ese pequeño antílope que todos conocemos y que casi todos los Safaristas han abatido, por un precio muy módico, es un valiente guerrero que suele luchar hasta el último aliento antes de rendirse. Su hábitat preferido son las zonas arbustivas, de vegetación densa, y frecuentemente nos obligará a realizar disparos en “terreno sucio” con el blanco parcialmente tapado… tristemente esas son condiciones ideales para que el disparo no acabe bien colocado en el lugar de su hombro que deseamos, bien por fallo del tirador o por que la bala se vea desviada si toca con alguna rama al atravesar la vegetación. Es uno de los animales que frecuentemente “da problemas” en los Safaris, y que muchas veces se deja pinchado, y obliga a duros pisteos tras los animales heridos.

El macho de impala normalmente será el único macho de su harén, y está acostumbrado a luchar duramente por sus hembras. Son animales proporcionalmente muy duros para su tamaño, ya que sus 60-65 kilogramos de peso podrían hacernos creer que un calibre ligero sería suficiente para abatirlos… nada más lejos de la realidad. Buscaremos un calibre medio del calibre 7mm o calibre 30 (desde el conocido 30-06 Springfield hasta el polivalente 300 Win Mag)… con esos calibres si que tenemos suficiente seguridad de poder hacer el trabajo con garantías.

Para seguir leyendo este artículo haga click aquí

 

Deja un comentario