Angola ratifica compromiso contra el tráfico de marfil

marfil_trafico

El gobierno de Angola ratificó ha ratificado su compromiso de apoyar todas las acciones nacionales e internacionales en la lucha contra el furtivismo de animales y el tráfico de marfil.

Tal responsabilidad oficial afloró a raíz de versiones que circularon en la semana sobre la presunta venta de marfil y de otros derivados de la cacería ilegal en suelo nacional.

Al respecto, el Ministerio de Ambiente indica en un comunicado que se registran noticias alarmistas, “vinculadas, de mala fe, sobre la caza intensiva, el comercio ilegal y terrorista de elefantes en territorio angoleño”.

Lo anterior, agrega,” con el objetivo de perturbar y especular sobre informaciones que no coinciden, ni con los hábitos de la población rural de Angola y mucho menos con actitudes en las áreas de conservación, donde se da continuidad al esfuerzo de recuperación de la naturaleza y la vida salvaje”.

El documento hace referencia a apoyos financieros internos como externos que permitieron la extensión de las áreas de conservación de seis a 12,58 por ciento del territorio nacional y el compromiso de llegar a 20 en 2020, de acuerdo con los compromisos del Protocolo de Nagoya.

Según la nota, también se crearon tres nuevos parques: en la selva de Mayombe, en la región del Okavango y Mavinga y Luiana, los dos últimos reservas ubicadas en la mayor área de conservación transfronteriza del mundo.

La cartera puntualiza que realiza esfuerzos para cumplir compromisos globales de desarrollo como las Convenciones de la Biodiversidad y las agendas internacionales, recientemente reafirmadas en la Primera Asamblea General de las Naciones Unidas sobre el Ambiente, realizada del 23 al 27 de junio pasado en Nairobi, Kenya.

Cifras de la Liga de Acción por los Elefantes revelan que a comienzos del siglo XIX su población se estimaba en 27 millones y a inicios del XXI quedaban cinco millones.

Alrededor de un millón 300 mil de estos mamíferos había en 1981 y actualmente se calcula que viven menos de 420 mil.

Hasta los dos mil dólares se disparó en algunos mercados asiáticos el precio del kilogramo de marfil.

Se estima que cada año se matan unos 36 mil elefantes, entre el ocho y el 10 por ciento de la población que queda. Por ende en cuestión de 10 años podría estar extinguido.

vía Noticias de Prensa Latina – Angola ratifica compromiso contra caza furtiva y tráfico de marfil.

Deja un comentario