Los jabalíes siguen siendo una amenaza para la agricultura en el sureste de Canadá

Desde hace ocho años los jabalíes han estado siendo abatidos para proteger las

granjas y zonas agrícolas cercanas al Parque Provincial Moose Mountain, en el

sureste de la provincia canadiense de Saskatchewan, donde se introdujeron a

finales de los años setenta como una manera de diversificar la economía agrícola en

la provincia.

 

En 2006, había 81 granjas de jabalíes operando allí y, aunque los números se han

reducido en los últimos años, los jabalíes salvajes no disminuyen. Dale Harvey,

director ejecutivo de la Asociación de Municipios Rurales Saskatchewan, ha

afirmado que los técnicos han estimado que en la zona la tasa de jabalíes que se

escapan es de un 3% anual y, una vez libres, se adaptan perfectamente al hábitat

circundante, pues, a pesar del duro invierno en Saskatchewan, como muchos de los

ejemplares procedían de Siberia, no notan diferencias significativas.

La forma en que el jabalí está siendo controlado por el momento es mediante su

caza, pero no es tan fácil como puede parecer, ya que parte del problema es

seguir los movimientos de los jabalíes y esto es lo que la Universidad de

Saskatchewan está tratando de hacer, investigando sus rutas gracias al uso de cámaras de

presencia.

Los jabalíes en esta zona, demás de ser una amenaza para la agricultura, lo son también para el ecosistema

local, por ejemplo, desplazando a otras especies como las aves que anidan en el suelo, y también

suponen una amenaza para la salud pública, pues pueden transmitir enfermedades

tanto a los humanos como al ganado, como la tuberculosis bovina, la pseudo-rabia

y la brucelosis (una enfermedad que se transmite a los seres humanos y ya se

relaciona con la caza y el manejo de jabalí).

 

Deja un comentario