Cataluña impulsa una nueva ley de caza ante una estatal “anticuada y desfasada”

Cataluña da un paso adelante con la nueva ley de caza para garantizar una actividad segura, sostenible y equilibrada territorialmente.

El Gobierno catalán dio luz verde ayer a la memoria preliminar del anteproyecto de la Ley de Caza, que corresponderá elaborar el Departamento de Agricultura, Ganadería, Pesca y Alimentación. Una ley propia de caza de Cataluña con especial atención a los equilibrios entre diferentes actividades y en la prevención, y mitigación de riesgos y perjuicios originados por las sobrepoblación de algunas especies cinegéticas.
Esta nueva normativa se quiere elaborar con el consenso y la participación de los principales sectores implicados en relación con la fauna cinegética.
El informe preliminar aprobado por el Ejecutivo deja claro que Cataluña tiene competencia exclusiva en materia de planificación y regulación de la caza. Desde que se aprobó la Ley estatal 1/1970, hace 47 años, ha variado sustancialmente la situación social y económica del país con una estructura y realidad más urbanas. Esta ley ha quedado anticuada y desfasada con la realidad social y medioambiental de Cataluña.
La normativa vigente es estatal, del año 1970, y hay que adecuarla a las nuevas necesidades sociales, económicas y ambientales
La nueva ley se enmarca en el Plan de prevención de los daños y los riesgos originados por la fauna cinegética que desarrolla el Departamento de Agricultura, que tiene como objetivo establecer un nuevo marco legal, administrativo y operativo para hacer frente a los nuevos retos que generan los elevados niveles poblacionales que han logrado varias especies cinegéticas.
Se trata de prevenir y controlar de manera eficiente y sostenible los daños que generan, y la elaboración de la nueva Ley es una de las mejoras del marco legal previstas en el Plan.
El objetivo es alcanzar un grado óptimo de equilibrio entre la propiedad de los terrenos cinegéticos, las actividades económicas que se llevan a cabo en estos terrenos y la propia actividad de la caza.
La nueva legislación prevé mejorar la formación de los cazadores para garantizar que la caza sea más sostenible y segura, promover la carne de caza con garantías de calidad y seguridad y disponer de un régimen de infracciones y sanciones que se ajuste a la realidad actual .
 
Una nueva ley sostenible y equilibrada territorialmente
La Ley de Caza de Cataluña debe ser un elemento que contribuya a la gestión sostenible de los ecosistemas y al equilibrio territorial. Debe tener en cuenta las diferentes actividades y sensibilidades de la ciudadanía y debe convertirse en un verdadero motor de dinamización y de orientación de los sectores económicos y del desarrollo rural y de montaña. También, la nueva normativa ha de explorar e implantar nuevos modelos y formas de hacer para resolver los problemas específicos de zonas de montaña, los cultivos competitivos o de las zonas urbanas y suburbanas, entre otros. Y, todo ello, respetando y valorizando la actividad tradicional de la caza, en armonía con el resto de actividades en el medio y la sostenibilidad ambiental.
La memoria preliminar aprobada por el Gobierno detalla y valora de manera positiva los principales impactos económicos, sociales y ambientales que generará tener una nueva Ley de Caza propia en Cataluña.

Deja un comentario