Sorprenden a un cazador transportando un corzo sin precintar en Ros (Burgos)

El pasado domingo agentes medioambientales del Servicio Territorial de la Delegación de la Junta en Burgos sorprendieron a un cazador que portaba en el maletero de su vehículo un corzo macho que no llevaba adherido el precinto reglamentario.

Según ha informado la Delegación Territorial de Burgos en una nota, el cazador, que responde a las iniciales I.I.Z., conducía un vehículo todoterreno por el acotado de Ros cuando fue interceptado e interrogado por los agentes. En un principio el cazador no declaró la pieza de caza que portaba oculta en la trasera del coche, pero los agentes, al solicitar la inspección de dicho lugar, comprobaron que en su interior llevaba un corzo macho abatido momentos antes. Además, en el asiento del copiloto se encontraba un rifle municionado con cuatro balas, una de ellas en la recámara, en una funda abierta.

El cazador reconoció que debería haberlo precintado a fin de cumplir la normativa vigente en materia de control de cupos de caza y de transporte de la misma, con el marchamo de procedencia de la captura. Así mismo mostró varios precintos de corzo en su poder, correspondientes a varios acotados periféricos al del lugar de los hechos, reconociendo de alguna manera lo absurdo de su conducta.

La acción de este cazador no responde tanto a las habituales de un furtivo, sino más bien a la picaresca, pues de esta manera «disponen de precintos de caza para estas especies con el fin de que les sirvan de “salvoconductos” para recorrer los cazaderos muchas veces sin bajarse del vehículo», explican desde la Junta.

Por el contrario, «la honestidad y deportividad, que es la tónica dominante en los cazadores, se manifiesta cuando se coloca el precinto al animal recién capturado “in situ”», recuerdan las autoridades castellanoleonesas.

Deja un comentario