El Consejo de Ministros podría aprobar hoy el PN de Guadarrama

El Consejo de Ministro que hoy presidirá Mariano Rajoy tiene previsto analizar –y presumiblemente, aprobar– el anteproyecto de ley que creará el Parque Nacional de las Cumbres de Guadarrama, que se convertirá, si sale adelante en el Congreso, en el decimoquinto espacio natural que entre en la red de Parques Nacionales.

El nuevo parque, que ocupará terrenos de las Comunidades de Madrid y Castilla y León (fundamentalmente Segovia, más algunos términos municipales de Ávila) tendrá 35.000 hectáreas, ocupando los tres espacios que en 1927 fueron declarados Sitios Naturales de Interés Nacional: La Pedriza del Manzanares; la Cumbre, Circo y Lagunas de Peñalara; y el Pinar de la Acebeda. Finalmente, las 2.000 hectáreas del Pinar de Valsaín que estaban previstas incluir dentro del parque no han sido incluídas en el anteproyecto.

El futuro espacio protegido, destacará, según el Ministerio de Medio Ambiente, por el elevado número de endemismos ibéricos de flora; de los 83 inventariados, cuatro se encuentran solo en el Sistema Central, y dos son exclusivos de la sierra de Guadarrama. 

Cuenta con 254 especies de vertebrados, lo que supone el 40% de la fauna censada en el territorio español y acoge dos emblemáticas y en peligro de extinción: el águila imperial y la cigüeña negra. Además, incluye una amplia gama de rapaces como el buitre negro y otras especies como la nutria, el corzo, la cabra montés, la rana patilarga y el sapo partero.

Cómo queda la caza dentro del futuro parque
De acuerdo con el anteproyecto de Ley, al que ha tenido acceso Cazawonke.com, se establecen dos áreas anexas al propio parque: una zona periférica de protección y, por detrás de ella, un área de influencia socioeconómica. En ellas se permitirán las actividades agrícolas y ganaderas que hasta ahora se venían ejerciendo, pero se prohíben otras como la caza y la pesca o la tala de árboles, que pasan a ser consideradas como infracciones administrativas graves; aunque sí se permite el control de poblaciones dentro del Parque.

El texto da un plazo de diez años para terminar con estas actividades incompatibles, y otorga un derecho de tanteo y retracto a la Administración de todos los contratos entre particulares (compraventas, arriendos de caza o pastos, etc.), incluso de las fincas colindantes con dicho Parque Nacional.

Polémica antes de nacer
Sin embargo, la declaración de este nuevo parque nacional no está libre de polémica, pues el Gobierno ha aceptado todas las peticiones de Castilla y León y Madrid, con lo que deja fuera lugares relevantes y deja abierta la puerta a una ampliación de las estaciones de esquí existentes.

En esta línea Ecologistas en Acción critica el diseño del parque, ya que considera que «la delimitación solo ha seguido criterios políticos, guiándose por la inclusión de suelo público y excluyendo casi totalmente el suelo de propiedad privada». Y es que el perfil del futuro Parque Nacional sigue un trazado sinuoso para evitar estaciones de esquí o incluso manantiales de agua embotellada.

Asimismo, los ecologistas aseguran que se permiten usos «incompatibles y no suficientemente justificados» como pruebas deportivas, como la Vuelta Ciclista a España. Otra crítica es que «se incluyen zonas de escaso valor como los pinares de Navarredonda y sin embargo no se incluye la cuenca alta del Lozoya que alberga la mayor colonia de buitre negro de la Comunidad de Madrid».

Theo Oberhuber, de Ecologistas en Acción, destaca además que «en la gestión no va a estar el ministerio. Cada comunidad gestionará su parte y habrá un órgano de coordinación, pero habrá dos directores y dos guarderías. El ministerio debería estar, ya que tiene competencias de coordinación». De hecho, Castilla y León constituyó recientemente su Junta Rectora del futuro parque.

Deja un comentario