Repoblación con perdices rojas en las zonas afectadas por los incendios del verano de 2012 en Cataluña

El Departamento de Agricultura, Ganadería, Pesca, Alimentación y Medio Natural y la Federación Catalana de Caza han acordado conjuntamente ofrecer ejemplares de perdiz roja a los titulares de más de 20 áreas de caza que sufrieron incendios el pasado verano.

El objetivo principal es iniciar la recuperación de esta apreciada especie típicamente mediterránea, mediante la repoblación con ejemplares antes del inicio de la primavera.

Durante este verano hubo en Cataluña una serie de grandes incendios agrícolas y forestales que afectaron, entre otras, las comarcas del Alt Empordà (incendios de Capmany, Boadella, Darnius, Agullana, Terrades, Agramunt, Cantallops y otros términos municipales), de la Ribera de Ebro (Rasquera), del Baix Ebre (El Perelló) y Anoia (Prats de Rei).

Este tipo de incendios repercuten de manera importante sobre las poblaciones de perdiz roja, ya que es una especie estrechamente ligada a la actividad agrícola. El hábitat de estas aves lo conforma un mosaico de matorrales bajas con terrenos pedregosos, bosques y campos de cultivo de cereales de invierno y leguminosas.

Representantes del Departamento y de la Federación Catalana de Caza han entregado 2.538 perdices destinadas a 18 sociedades de cazadores de Girona, titulares de áreas de caza afectadas por los incendios del pasado verano. Estas perdices han instalado en jaulas de aclimatación para posteriormente poder repoblar dichas zonas. Entre estas, se han entregado 420 perdices a la Sociedad de Cazadores de La Jonquera (Girona), 18 de las cuales ya se han liberado, mientras el resto se han instalado en las llamadas jaulas o voladores de aclimatación .

Concretamente, estas 2.538 forman parte de las más de 3.500 ejemplares de perdiz roja destinadas a repoblar las zonas quemadas el pasado verano en Cataluña y son procedentes de la Granja Cinegética de Torreferrussa (GCT), adscrita a la Dirección General del Medio Natural y Biodiversidad. Todas estas perdices de la GCT disponen de garantías sanitarias y genéticas avaladas por centros de referencia en la materia (CESAC y IRTA).

Con esta actuación se pretende recuperar la fauna propia de estas zonas una vez se han iniciado los procesos de regeneración natural de los hábitats que se han quemado.

Entre los meses de octubre y diciembre se ofreció a los titulares de las áreas privadas de caza (APC) afectadas la posibilidad de repoblar estos terrenos con perdices procedentes de la Granja Cinegética de Torreferrussa, una vez recogidas las solicitudes de APC afectadas y mediante criterios basados en la superficie del área y la superficie quemada, Además, es recomendable que las áreas que reciban perdices dispongan de voladores, jaulas u otros sistemas para favorecer la aclimatación de los individuos en el entorno, así como asegurar una aportación de alimento suplementario.

 

 

Deja un comentario