AMFAR apuesta por la incorporación de la mujer al sector agrario de Castilla-La Mancha

La Federación de Mujeres y Familias del Ámbito Rural (AMFAR) aprovecha la conmemoración del Día Internacional del Trabajo este miércoles, 1 de mayo, para apostar por la incorporación de la mujer al sector agrario de Castilla-La Mancha.

 

En este sentido, AMFAR destaca que Castilla La Mancha, con 557 millones de euros, fue la tercera Comunidad Autónoma en pagos de ayudas directas de la PAC durante el ejercicio del 2012. Por detrás de Andalucía y Castilla y León. Una cifra que pone de manifiesto el gran peso que tiene el sector primario en la economía de Castilla-La Mancha.

Sin embargo, de los casi 120.000 castellano-manchegos perceptores de ayudas directas de la PAC, sólo un 34,5% fueron mujeres. De las que apenas el 3% eran menores de 35 años, frente a casi el 40 por ciento que tenían 65 o más años de edad. 

Unas cifras, que según AMFAR, evidencian la necesidad de apostar por la incorporación de las mujeres y los jóvenes al sector agrario, como medida para garantizar el rejuvenecimiento y por tanto, el futuro de la economía agraria en Castilla-La Mancha.

 

Mujer Rural Trabajadora

El perfil de la mujer rural en Castilla-La Mancha corresponde al de una mujer casada, madre de tres hijos, que ronda los 55 años y que en la mayoría de los casos declara tener trabajo, aunque no posea un empleo remunerado.

Castilla-La Mancha cuenta con 450.000 mujeres rurales. Casi en la mitad de los hogares rurales hay alguna explotación agraria, por lo que no es de extrañar, según la presidenta nacional de AMFAR, Lola Merino, que buena parte del tiempo que dedican las mujeres a trabajos extra domésticos, sean de carácter agrario. 

De hecho, por cada hora trabajada y pagada, se trabajan dos no remuneradas, desempeñadas mayoritariamente por mujeres. “Las mujeres rurales realizan el 29% del trabajo remunerado y el 80% del no remunerado”, afirma Merino. 

Afortunadamente, para contrarrestar esta situación, desde enero de 2012 disponemos de la Ley de Titularidad Compartida de las Explotaciones Agrarias. Una norma que viene a incentivar la incorporación de las mujeres al sector agrario ofreciendo bonificaciones en las cuotas a la Seguridad Social y reconociendo prestaciones y derechos propios a las mujeres. 

Además, la nueva Política Agraria, señala la presidenta de AMFAR, “debe apostar por las mujeres como verdaderas agentes del desarrollo rural y de la diversificación económica del mundo rural con la finalidad de conseguir su independencia económica, generar empleo y fijar la población”.

 

Deja un comentario