Remitida a las Cortes regionales la nueva Ley de Caza de Castilla-La Mancha

El consejero de Agricultura, Medio Ambiente y Desarrollo Rural, Francisco Martínez Arroyo, ha informado de la modificación de la Ley de Caza, una nueva normativa que ha alcanzado su último trámite para ser remitida, definitivamente, a las Cortes Regionales para su votación.
Martínez Arroyo ha recordado que “a lo largo de los dos últimos años se ha trabajado intensamente en este borrador de Ley de Caza de Castilla-La Mancha”, en el que han participado todos los interlocutores que han mostrado interés en la ley, destacando “las organizaciones cinegéticas y ecologistas”. De esta forma, el Gobierno regional “cumple el compromiso adquirido al inicio de la legislatura”, modificando una Ley de Caza aprobada por el Ejecutivo anterior en marzo de 2015 que “no gustaba a nadie”.

En la región hay 6.000 cotos que ocupan el 95 por ciento del territorio y 100.000 licencias de caza

En este sentido, el texto, que actualiza la ley actual, apuesta por un modelo de caza social e incorpora elementos medioambientales, olvidados en la ley en vigor, situando a Castilla-La Mancha “a la vanguardia en la compatibilización de la caza con el disfrute y conservación del medio ambiente”. Una normativa que cuando entre en vigor “prioriza el uso de los senderos, de los caminos públicos, para aquellos que quieran disfrutar del monte frente a la caza”, por ejemplo, recoger setas. Cuestiones tan sencillas como ésta, que el Gobierno anterior supeditaba al desarrollo de la actividad cinegética.

El titular de Agricultura, Medio Ambiente y Desarrollo Rural de Castilla-La Mancha ha incidido en la modificación disruptiva de la actual Ley de Caza en la que “cambia, radicalmente, la redacción  para que sea prioritario el disfrute del medio natural”.  En cualquier caso, ha explicado que también beneficia al sector cinegético con aspectos como “la recuperación de cotos sociales y de zonas colectivas de caza para las sociedades locales, lo cual, elimina muchas trabas burocráticas para este tipo de actividad”.

Y una de las medidas con las que el Gobierno regional espera incrementar el número de licencias de caza a través de una medida pionera, “se establece una exención de las tasas de licencias de caza y pesca para los jubilados mayores de 65 años residentes en Castilla-La Mancha”.
El consejero de Agricultura insta a los grupos políticos a votar a favor de la modificación
Otro de los aspectos en los que el Gobierno regional ha puesto todas sus expectativas es en la recuperación de la perdiz roja a través de un plan estratégico que presentará la Consejería en 2018. En este sentido, ha recordado que la Junta tiene un centro de recuperación de la perdiz en Chinchilla de Montearagón (Albacete) y ha anunciado que la Dirección General de Política Forestal y Espacios Naturales ha iniciado un proyecto con la Asociación de Propietarios de Cotos de Castilla-La Mancha (APROCA) “para conseguir, de verdad, garantizar la pureza genética”.

Deja un comentario