SEO/BirdLife denuncia el ‘descontrol’ de jabalíes y perros asilvestrados en Doñana

SEO/BirdLife ha denunciado el “descontrol” de las poblaciones de jabalíes y perros asilvestrados de Doñana, la “inadecuada” gestión ganadera y la sobreexplotación y la contaminación de sus aguas, que afectan a la supervivencia de decenas de aves, por lo que reclama a las administraciones competentes “que verdaderamente se creen la excepcionalidad” del Parque Nacional.

El responsable de la Oficina Técnica de SEO/BirdLife en Doñana, Carlos Davila, apunta que “según los propios informes de seguimiento de la Consejería de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio de la Junta de Andalucía, la mitad de las aves amenazadas que se refugian en Doñana presentan una tendencia negativa (2004 y 2017), algunas se mantienen en grave riesgo de extinción, como la cerceta pardilla, y otras se pueden considerar extintas, como el porrón pardo”, señalando que el mismo informe indica que a la amenaza de desecación y contaminación, se suman otras igual de preocupantes, como son los efectos de la ganadería (sobrepastoreo y pisoteo), la depredación por jabalíes y perros asilvestrados y los efectos derivados del cambio climático.

Según la organización, los efectos derivados de la predación por especies oportunistas, muy especialmente por el jabalí, han generado que Doñana pueda considerarse un auténtico “sumidero de fauna. Los jabalíes “devoran sistemáticamente los huevos y pollos de decenas de especies protegidas” que crían sobre sustratos bajos o el suelo de la marisma. La depredación por jabalíes “se considera una amenaza crítica o alta en al menos dos decenas de especies, que en ocasiones afecta a colonias completas de aves acuáticas”. Entre las especies más afectadas están la avoceta común, la cigüeñuela común, los fumareles cariblanco y común, el charrancito común, la canastera común, el zampullín cuellinegro, la garza imperial (con cerca de 800 nidos depredados en 2017) e incluso, al menos, uno de los pocos nidos de avetoro común (garza en peligro de extinción) localizados este año.

Vallar Doñana

Según Davila, “las colonias de cría de garzas más productivas de la marisma se encuentran en Cerrado Garrido, Juncabalejo y El Chujarro, zonas de la marisma del Parque Nacional que cuentan con vallados de malla”, y añade, “es inaudito que tengamos que promover el vallado como mecanismo de conservación en Doñana para evitar el sobrepastoreo, el pisoteo del ganado doméstico y la depredación por jabalíes”.

Uno de los factores que más importancia tiene sobre la productividad de las parejas de aves que crían en la marisma de Doñana es situar el nido dentro o fuera de una zona vallada que impida el acceso a los jabalíes y al ganado doméstico.

 

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.