Unitega propone sacar a los titulares de los tecores de la Ley del Deporte

El pasado 14 de abril de 2012 entró en vigor la nueva Ley del Deporte de Galicia (Ley 3/2012), que obligará a la mayor parte de las Sociedades de Cazadores titulares de Tecores a modificar sus Estatutos y su denominación, ya que ahora pasarán a llamarse Clubes deportivos. La norma también afecta a la propia Federación Gallega, que cambiará su denominación por la de federación deportiva. La modificación de nombres para adaptarlos al nuevo texto legislativo tendrá que llevarse a cabo en el plazo de un año.

En las últimas reuniones y asambleas en las que ha participado Unitega se ha manifestado por parte de los cazadores asistentes el miedo que existe a tener que renunciar a los tecores, debido a la imposibilidad material de hacer frente a las reclamaciones por daños agrícolas, y que dichos daños puedan ser reclamados judicialmente a los cazadores si los tecores no cuentan con suficientes fondos.

Unitega ha explicado siempre, ante este asunto, que las Sociedades de Cazadores que están inscritas como Asociaciones, cuentan con una Ley de ámbito Estatal (Ley Orgánica 1/2002), cuyo artículo artículo 15.2 sobre la responsabilidad de las asociaciones inscritas, asegura que «los asociados no responden personalmente de las deudas de la asociación».

Por otra parte, la reciente Ley 3/2012 del Deporte de Galicia no dice nada al respecto sobre la responsabilidad de los socios, aunque la Ley 10/1990, de 15 de octubre, del Deporte a nivel Estatal, en su artículo 17 e) indica, «Régimen de responsabilidad de los directivos y de los socios, en las condiciones que reglamentariamente se establezcan», circunstancia ésta que resulta preocupante para los cazadores, que ya están acostumbrados a ser los ‘paganos’ de los daños que producen las especies cinegéticas en los accidentes, por la interpretación que de la legislación de tráfico suelen hacer la mayoría de los jueces, quien llegan incluso a condenarlos cuando el accidente se ha producido al día siguiente de la jornada de caza «como consecuencia de la acción de cazar».

Los titulares de los tecores deben tener en cuenta que ante siniestros provocados por especies cinegéticas, y el caso hipotético de que en un determinado accidente de tráfico un juzgado los condene a una indemnización con cuantía superior a la suma asegurada, el tecor respondería solo con el patrimonio social en el caso de ser una Asociación.

Inscripción en el Registro Provincial de Asociaciones
Unitega aconseja a las Sociedades de Cazadores que «apliquen el principio de precaución y de sentido común» ante las dudas que tienen; es decir, que dado que están obligados a hacer una reforma en profundidad de sus Sociedades de Cazadores en el plazo de un año (refundación con nuevos Estatutos y nueva denominación, etc), se planteen la alternativa de solicitar la inscripción en los Registros Provinciales de Asociaciones correspondientes, ya que los trámites serán los mismos, pero con la salvedad de que la legislación que los regulará a partir de ese momento sí que dice con claridad que «Los asociados no responden personalmente de las deudas de la asociación».

Al mismo tiempo, esta alternativa que plantea Unitega supondrá una ventaja añadida para poder constituirse en este mismo proceso en Entidades de Custodia del Patrimonio Natural Cinegético Gallego, si incluyen en sus nuevos estatutos fines y objetivos acordes con lo dispuesto en la Ley 42/2007 del Patrimonio Natural y de la Biodiversidad.

Creación de secciones deportivas
Unitega propone asimismo que aquellas sociedades de cazadores que opten por la inscripción en el Registro de Asociaciones y que quieran realizar competiciones deportivas en sus Tecores, creen una Sección deportiva que se ocupe única y exclusivamente de la faceta deportiva de la caza, y que la misma la inscriban en la Federación Galega de Caza. Así, con la nueva Ley del Deporte pasará a su nueva tipología de Federación Deportiva Galega de Caza, sin que ésta tenga nada que ver con la gestión cinegética del tecor, de la misma forma que ya están haciendo las sociedades de cazadores en otras autonomías como la Comunidad Valenciana, donde este mismo problema se ha planteado hace ya unos años.

Unitega asegura que «no quiere entrar en polémicas absurdas con la Federación Galega de Caza», y señala en cambio que su deseo es afrontar la problemática que está suponiendo la responsabilidad por los daños en la agricultura, buscando la mejor manera de que afecten lo menos posible a los cazadores gallegos. Es por ese motivo que está planteando «un cambio radical en la naturaleza de las Sociedades de Cazadores, que les devuelva a la identidad que muchas de ellas perdieron con la entrada en vigor de la Ley 4/1997 de Caza de Galicia», asegura esta organización.

Deja un comentario