José Ignacio Ñudi y Gabriel Sedano, galardonados en el XV Aniversario de la AER

José Ignacio Ñudi, Rehalero Mayor, atento a las palabras de José Luis Domínguez.
La Asociación Española de Rehalas (AER), no pudo elegir un marco mejor para conmemorar su décimo quinto aniversario que Córdoba, la ciudad de los califas. Allí, durante los pasado días 22 y 23 de junio, tuvo lugar la Asamblea General de la Asociación y diversos actos de celebración por estos 15 años de andadura.

El viernes 22 de junio, en el salón de actos de la Diputación de Córdoba, Lorenzo de Grandes Pascual, periodista y miembro de la Junta Directiva de la AER, disertó sobre los Orígenes y trayectoria de la AER, una conferencia que sirvió para ver la importancia que la AER ha adquirido en estos quince años de andadura en defensa de la rehala.

Sin solución de continuidad se dio paso a la sesión científica, en la cual Javier Lucientes Curdi, doctor en Veterinaria y profesor titular del Departamento de Patología Animal de la Facultad de Veterinaria de la Universidad de Zaragoza, y Juan Antonio Castillo Hernández, doctor en Veterinaria y catedrático en Sanidad Animal de la Facultad de Veterinaria de la Universidad de Zaragoza, trataron una tema de vital importancia en el ámbito canino, la leishmaniasis, con sendas y brillantes ponencias tituladas Nuevas técnicas para el control de la leishmaniasis y Cómo abordar la leishmaniasis canina en los perros de caza: diagnóstico, prevención y control, respectivamente.

El magnífico Salón Liceo del Real Círculo de la Amistad acogió el sábado 23 de junio, la Asamblea General Ordinaria de la AER, en la que se demostró que actualmente hay que tener una afición sin límites para mantener una rehala, pues cuesta su dinero y las trabas son innumerables. Pero la Junta Directiva, mejor, el equipo, encabezado por un imparable José Luis Domínguez Torres, presidente, intentan y consiguen que las trabas sean menos y que los rehaleros puedan seguir con su afición.

A continuación, Alfonso Aguado Puig, apoyado puntualmente por Mariano Herrera García, presentó a nivel nacional los estudios efectuados sobre la raza canina del podenco paternino, propio de la sierra onubense. Además de hablar sobre sus características, Puig explicó los pasos que se están dando para que se convierta en la cuarta raza canina andaluza reconocida.

Tras el aperitivo, servido en el espectacular patio del Real Círculo de la Amistad, se dio paso a la espléndida comida, servida de nuevo en el Salón Liceo. En la sobremesa tomó la palabra José Luis Domínguez, para reconocer, primero, la labor realizada por algunas personas que apoyaron e impulsaron en sus comienzos la idea de la AER, y se reconoció esta labor con un galardón a Lorenzo de Grandes, Andrés de Diego Mimbrero, Jaime Cortecero Torres y José Luis Gómara Albendea (a título póstumo).

Posteriormente, el joven rehalero Juan de Dios Garnica Cortés recibió la primera edición del Premio Juvenex, de la Asociación Juventud Venatoria Extremeña, de manos de su presidente, Alberto Covarsí, que en sus palabras invitó a los jóvenes a unirse a nuestro gremio.

Y llegó el momento más emotivo y entrañable de la velada, la entrega del Podenquero de Honor a Gabriel Sedano Mellado, más conocido como Gabriel el de La Cardenchosa, que se retiró a los 72 años y se pasó 48 monteando, ¡ahí queda eso! Jaime Cortecero entregó el premio a un emocionadísimo Gabriel.

Acto seguido José Luis Domínguez llamó al estrado a José Ignacio Ñudi Marianas, que fue nombrado Rehalero Mayor ante una interminable y atronadora ovación del auditorio, y ambos se fundieron en un emotivo abrazo. José Ignacio, con su habitual gracejo, intentaba buscar las causas por las cuales, sin ser rehalero, se había hecho merecedor de ese galardón, pero no había que darle más vueltas, lo dijo José Luis en la presentación: «por todos los años que ha defendido la caza en general y la rehala en particular».

Como no podía ser de otra forma, José Luis Domínguez, (alguna vez se reconocerá la labor que ha hecho este hombre en defensa de la rehala y la montería) cerró el acto, no sin antes agradecer el trabajo de todos en la preparación de este XV aniversario de la AER, especialmente el realizado por Juan de Dios Pliego, presidente de la Asociación de Rehalas de Córdoba, y por Francisco Beltrán, responsable del Aula Cinegética del Real Círculo de la Amistad.

(Texto y fotos: Adolfo Sanz)

José Luis Domínguez y Jaime Cortecero escoltan al Podenquero de Honor, Gabriel ‘el de La Cardenchosa’.

José María Pacheco, Juan de Dios Pliego, José Luis Domínguez, Gabriel Marco, Jorge Bernad y Alfonso Aguado durante la Asamblea de la AER.

Alfonso Aguado presentando a nivel nacional los estudios efectuados el podenco paternino.

Se reconoció la labor por parte de AER de Jaime Cortecero (a la izquierda) y Luis de Grandes (a la derecha). En el centro, Juan de Dios Pliego y José Luis Domínguez.

Alberto Covarsí en su alocución ante Juan de Dios Garnica, Premio Juvenex.

También se reconoció la labor de Juan de Dios Pliego y Francisco Beltrán en la preparación del XV aniversario de AER.

Deja un comentario